SALUD

Aceites esenciales: una fórmula llena de beneficios para tu salud

Cada vez son más las personas que prefieren elegir remedios naturales para las diversas dolencias que pueden acarrear, una de las fórmulas utilizadas para estos diversos cometidos es la de los aceites esenciales que presenta numerosas ventajas para la salud

Aceites esenciales: una fórmula llena de beneficios para tu salud.
Aceites esenciales: una fórmula llena de beneficios para tu salud.
Aceites esenciales: una fórmula llena de beneficios para tu salud

De un tiempo a esta parte hemos visto cómo se ha ido poniendo más y más de moda el buscar alternativas naturales para cuidarnos, para sentirnos mejor, incluso para aliviar problemas cotidianos como pueden ser el estrés o el insomnio.

Buscamos formas más respetuosas con nosotros mismos y que nos reporten el mismo beneficio sin necesidad de recurrir a la química, a las pastillas “con receta” que en ocasiones no nos convencen demasiado para tratar patologías leves.

Aceites esenciales, aromaterapia… disfruta de sus virtudes

Una de esas fórmulas utilizadas para diversos cometidos es la de los aceites esenciales. Cuando hablamos de aceites esenciales nos referimos a esos extractos líquidos concentrados que se obtienen gracias a la destilación de los compuestos aromáticos volátiles de la planta, siendo las flores, madera, hojas, cortezas, raíces, o los frutos, los componentes principales.

Aceites que nos proporcionan grandes beneficios para nuestra salud, mejorando considerablemente nuestra calidad de vida. Pueden, como decíamos antes, ayudarnos a reducir la ansiedad y el estrés, a aliviar el insomnio, aumentar nuestro nivel de energía… También pueden ayudar con problemas del sistema digestivo, la congestión nasal y estimular el sistema inmunológico, entre otros. Todo depende del aceite esencial elegido, ya que cada uno tiene sus propias características.

La aromaterapia puede ser ideal para combatir el estrés, también a través de aceites esenciales para masajes con lo que relajarnos y recuperar el ánimo que habíamos perdido. Plantéate la aromaterapia a través de estos aceites para distintos cometidos en función de tus necesidades, y comprobarás todo lo que pueden hacer por ti.

¿Conocías lo que el aceite de orégano puede hacer por ti?

Y uno de esos aceites que pueden hacer tanto por ti, por nosotros (pero que quizás no es tan conocido), es el aceite de orégano. Una variedad que aunque a priori no nos suene demasiado, ha sido reconocida desde hace décadas por sus enormes cualidades terapéuticas.

Puede eliminar de nuestro organismo bacterias y hongos de muchísimas clases gracias a sus componentes como son el timol y el carvacrol. Hipotensión, nefritis, cistitis, fatiga, la disentería o la enterocolitis son otras de las enfermedades o problemas que pueden verse mejoradas de manera notable gracias a esta variante dentro de los aceites esenciales naturales.

Pero no solo llega hasta ahí, también tiene propiedades hipertensivas y, dado que es un eficaz anti-infeccioso, ayuda a curar y regenerar los tejidos enfermos cutáneos y a combatir diversos tipos de infecciones. En resumen, el aceite de orégano elimina hongos, virus y bacterias, alivia dolores musculares y articulares, previene la caspa, regenera los tejidos de la piel, es antiinflamatorio y proporciona protección contra los factores externos.

Aceite de romero, ideal para la tos y el asma

Dentro del mundo de los aceites esenciales naturales encontramos también otro que quizás nos suena más: el aceite de romero. Es uno de los antibacterianos más potentes que ayuda a desinfectar heridas en el cuerpo. Consigue reducir la tos y el asma, el estrés en situaciones de ansiedad y hasta las hemorroides si lo echamos en un baño con agua caliente.

También es un buen antiinflamatorio, previene el envejecimiento prematuro de nuestra piel y reduce las marcas de expresión.