domingo 23.02.2020

Huelga inútil y ¿violenta?

Entiendo que el sindicato unificado CCOO-UGT esté molesto con el Gobierno porque ha perdido poder. La reforma laboral elimina buena parte del control que ejercía, junto con la patronal, sobre la negociación colectiva y los presupuestos de la formación profesional y, encima, abre un camino que le llevará a perder las generosas subvenciones que recibe. Pero debería ser menos demagogo. Y convocar una huelga general, en este momento, es pura demagogia. Además de inútil. Entre otras cosas, porque no está España para huelgas generales y porque la tiene perdida. Sólo existe alguna posibilidad de ganarla en Madrid.  

El sindicato unificado piensa que si es capaz de parar Madrid habrá triunfado pero que, si no lo consigue, su fracaso será total. Hasta ese punto de debilidad están las huelgas generales en el Siglo XXI. Y, especialmente, en España.

Este sindicato caduco solo tiene una opción para triunfar en esta huelga de liberados sindicales: no dejar salir el transporte público de sus hangares.

Que no haya metro ni autobuses municipales en Madrid. Que nadie pueda ir a trabajar aunque quiera. Pero ¿tendrá que usar la fuerza para conseguirlo?

Y es que ya ni siquiera la televisión le sirve a sus fines. De poco le valdrá parar TVE (que lo hará) en las actuales circunstancias. Ya no estamos en aquellos tiempos en los que las huelgas generales triunfaban, simplemente, por llevar a negro la pantalla de TVE a las cero horas del día señalado.

Ahora, aquello se acabó. Además, TVE está tan desprestigiada y es tan sectaria que cada día tiene menos influencia. Por eso, al sindicato unificado sólo le vale parar los transportes públicos y, únicamente, en Madrid. Pero ¿tendrá que usar la fuerza para conseguirlo?

De hecho, para esa función tienen a los denominados piquetes. Los llaman informativos pero, en realidad, son coercitivos. Informativos eran en la primera mitad del Siglo XX, cuando la comunicación no se había desarrollado y había que informar a los trabajadores de lo que pasaba a las puertas de los tajos. Hoy, son piquetes represivos porque ya no hace falta informar a ningún trabajador. Todo el mundo está suficientemente informado.

Ahora lo que los piquetes ejercen es coacción cuando no violencia sobre los trabajadores que quieren trabajar, ejerciendo su libre derecho.

No sé si, mañana, el sindicato unificado CCOO-UGT será capaz de parar Madrid. No lo creo. Pero aunque lo consiguiese y se apuntase un gran éxito, será una victoria inútil. Como esta huelga. Y no habrá servido de nada. Se habrá mirado al ombligo pero no habrá movido un ápice una reforma que es, absolutamente, necesaria llevarla hasta sus últimas consecuencias. Aunque a ellos les quite su poder omnímodo y de otro tiempo y lugar.

Por cierto, lo del PSOE postrándose de hinojos ante el sindicato unificado es de traca. Ya les vale.


Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Huelga inútil y ¿violenta?
Comentarios