martes 10.12.2019

Saturno del Cobián

Ariel Maldonado Leza
Ariel Maldonado Leza

El 12 de noviembre, rindió protesta, ante otras de la derecha en el Senado de la República, María del Rosario Piedra Ibarra, como Presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), desde entonces no han cesado los desfiguros y el acoso mediático, alegaron primero ¡fraude electoral! Si, ellos, los artífices de la elección presidencial de 2006, acusaban al Senador Ricardo Monreal, Presidente de la Junta de Coordinación Política, de haber introducido dos papeletas, aún después de demostrar con imágenes grabadas en video que no había sido así, lograron con él, un acuerdo para reponer la votación, sin embargo, la bancada que coordina, se negó a aceptarlo y quedó entonces firme la elección. 

Afirman ahora, que la nueva Presidenta, infringe con los requisitos, no obstante que el 15 de octubre dictaminaron en la Comisión presidida por la Senadora panista, Kenia López Rabadan, que como candidata, Rosario, cumplía con las condiciones de elegibilidad y el 29 de octubre, con el voto de los senadores panistas se aprobó dicho dictamen. 

La CNDH, fue la respuesta del régimen salinista a la presión de Washington por los excesos de la extinta Procuraduría General de la República, en la lucha contra el narcotráfico, también obligada por ellos, su primer Presidente, Jorge Carpizo, sin abierta filiación partidista, ( no tiene credencial, decía de él, Cuauhtemoc Cárdenas), representaba el perfil idóneo, técnico y académico para cubrir la presión norteamericana, desde entonces con la sola excepción de Mireille Roccatti, todos los presidentes de la CNDH, venían de ese grupo surgido en el Instituto de Investigaciones Jurídicas y en la Rectoría de la UNAM, la Presidencia de Rosario Piedra, es un cambio de timón que modificará desde la concepción misma de los Derechos Humanos, hasta las relaciones burocratizadas, los privilegios y las desviaciones.


Es casi natural, aunque perversa, la embestida de la derecha, ya que ella, como en su día Pedro Salmerón, representan la posibilidad de construir una narrativa alternativa de País, más allá de la visión impuesta por la oligarquía que promueven los grupos y asociaciones autoproclamados de la sociedad civil, quienes han convertido en negocio la defensa de los Derechos Humanos, desde academias, organismos, todo cabe bajo la figura de asociación civil, así han logrado infiltrar incluso a las representaciones nacionales de la Organización de Naciones Unidas y desde ahí ejercen como grupo de presión.
Los honorarios y gastos de representación, son lo de menos, en el fondo están los contratos millonarios de proveeduría y asesoría en manos de empresas dirigidas por familiares o convenientemente ex familiares.


La suerte de Pedro Salmerón frente al Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana, fue decidida desde Bucareli, donde el Subsecretario Alejandro Encinas, despacha sujeto a la aprobación de esas asociaciones, para el caso de la CNDH, Los senadores de MORENA fueron valladar ante intrigas palaciegas que van de Cobián al Nacional, sin embargo, la frustración provocó la difusión de la mentira contra la Presidenta de la CNDH, que se esparce ante la complicidad y hasta el auspicio.

Saturno del Cobián
Comentarios