martes 4/8/20

La estupenda señora Díez se desata

Rosa Díez, un partido en sí misma, está desatadísima. Jaleada desde los medios de derechas que siempre han considerado a Rajoy como un ser tembloroso y acomplejado, un "tocinillo de cielo", se ha lanzado de manera ya clara a por lo que supone han de ser cataratas de votos provenientes del PP hacia sus siglas. Que con permiso de Gorriarán y pocos más, y sin requerirlo del bufonesco Toni Cantó, son ella misma con su misma mismidad. UPyD pretende convertirse en el reservorio moral de la derecha más derecha pero curiosamente todo indica que por antecedentes, lustros de cargos y aspiraciones en el PSOE y hasta consejerías pactadas con el nacionalismo vasco, que está más que dispuesta a pactar poder con PSOE e IU si a mano viniese y en ese caso sin hacer asquitos ningunos porque tales partidos eso de España, la Constitución y otros vejestorios les parezcan manifiestamente desguazables.

La pretensión de Rosa Díez es recoger los peces de estribor, donde tiene los más potentes aliados mediáticos

Las cuentas y las encuestas les tienen eufóricos y no me cabe la menor duda de que tienen buenas razones para estarlo. Es muy posible que la cosecha electoral en las próximas elecciones europeas, Rosa Diez calentó escaño y salario de eurodiputada hasta que ya no le quedó más remedio que dejarlo, sea muy abundante. El cierto ocaso del bipartidismo por el brutal y merecido desgaste de los dos partidos que se han alternando en el Gobierno les favorece de manera muy visible. Incluso hasta por descarte. Y la experimentada Rosa Diez, le permite casi hasta presentarse ante la opinión publica como si ella en esto, y aunque lleve toda su vida como profesional de la política, fuera poco menos que una virgen. Sabe que por el flanco izquierdo, a babor y señalizado con rojo, el caladero lo está explotando con mejores argumentos y pedigrí, Izquierda Unida, así que su pretensión es recoger los peces de estribor, donde tiene los más potentes aliados mediáticos, aunque luego acabe por juntar con los otros todo el pescado.

Es una buena jugada y le está saliendo a pedir de boca. Sobre todo a corto plazo. Pero a largo ya puede ser otra cosa que ahora nadie se espera pero que puede dar al traste con el futuro que acaricia y que lleva su propio nombre. Lo primero es que una cosa es la encuesta, otra las europeas y otra las cosas de comer de las elecciones generales. Ahí me malicio de que el desplome previsto hoy por los sondeos de PP y PSOE se quedara en algo y hasta en bastante menos. Izquierda Unida ya sabe lo que son estos espejismos, aunque ahora parece que han encontrado agua y hasta pozo. UPyD puede empezar también a sufrirlos.

Y eso sin contar con otro elemento que puede aparecer en el paisaje en cualquier momento y descuadrárselo todo. Albert Rivera y Ciudadanos, un valor implantado y en impetuosa alza en Cataluña, tiene una creciente imagen nacional muy atractiva, coherencia general en su discurso y su mensaje y carece, en este caso sí, de "mochilas" de pasado. Que pueda dar el salto a nivel de Estado o al menos en algunos territorios es algo que entra dentro de lo posible. Un día le ofrecieron a Rosa Diez un acuerdo y ella se negó en redondo. Hoy no lo aceptarían de ninguna manera, porque a Ciudadanos también hay algo en UPyD que no les cuadra, que chirría, que en un principio a uno le suena muy bien la música pero luego le empieza a repetir la letra en el estómago. A lo mejor es solo algunas cosas estupendas de la estupenda señora Diez. Si. Pero es que ella es el partido.

Comentarios