viernes, diciembre 2, 2022

¿Cómo queda el Impuesto de Sucesiones y Donaciones en Cataluña tras su reciente modificación?

La nueva ley autonómica, aprobada el 29 de abril, implica un incremento importante de la tasa, que analizamos con la ayuda de expertos

La Ley 5/2020, de 29 de abril, de medidas fiscales, financieras, administrativas y del sector público y de creación del impuesto sobre las instalaciones que inciden en el medio ambiente introduce importantes cambios en el reglamento catalán, entre los cuales destaca el incremento del Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

Desde el 1 de mayo, día en que entró en vigor la ley, la mayoría de herederos van a tener que pagar unas tasas más altas por recibir su herencia. Repasamos a continuación cuáles son los cambios más significativos que se introducen en este ámbito.

La reintroducción de los coeficientes multiplicadores

La primera novedad es que vuelven a utilizarse los coeficientes correctores en relación con el patrimonio preexistente de los herederos.

Este método de cálculo, que se suprimió en 2010, “implica que los beneficiarios paguen una cuantía mayor del impuesto cuando ya cuenten con un patrimonio de más de 500.000 euros”, explica la abogada Elena Crespo desde abogadosherencias.cat.

Es decir, a vuelve a tenerse en cuenta no solo el grado de parentesco y la cuantía de lo heredado, sino también lo que ya se posee. Este hecho puede hacer que, por ejemplo, dos hermanos paguen cantidades muy distintas si uno tiene más patrimonio previo que el otro. De hecho, señala Elena Crespo, “la diferencia puede ser de hasta un 20 %”.

La reducción de las bonificaciones

Además, se reducen en gran medida las bonificaciones que se aplican sobre el pago de este impuesto. Algo que afectará, concretamente, a los ascendientes y a los descendientes de 21 años o más.

Crespo nos detalla que estos herederos, pertenecientes al grupo II, “comenzarán su bonificación en el 60 %, y no en el 99 %, como hasta ahora”. En cambio, sí se mantiene la reducción del 99 % de la cuota tributaria para los cónyuges y para los descendientes menores de 21 años.

El nuevo tratamiento de la herencia si existe una empresa familiar

La modificación en el Impuesto de Sucesiones también afecta a las empresas familiares. Así, en aquellas herencias en las que exista una empresa familiar y un patrimonio personal unidos se producirá una mayor carga fiscal. Con la complejidad añadida de tener que escoger a qué bonificación acogerse: la bonificación por empresa familiar o la bonificación por patrimonio personal. En cada caso, habrá que calcular cuidadosamente lo que más convenga.

Herencias frente a donaciones

Con la nueva normativa, deja de ser más conveniente tributar por una herencia que por una donación. Hasta ahora, se calculaba que el punto en que era más ventajosa la donación se encontraba sobre los dos millones de euros. Con la nueva ley, podría situarse en los 500.000 euros.

Todas estas cuestiones hacen que la reforma del Impuesto de Sucesiones y Donaciones en Cataluña esté siendo muy debatida. Aunque la modificación grava en mayor medida a las rentas más altas, Elena Crespo recuerda que “también supone un hachazo generalizado para los hijos mayores de edad, que pasan de un 99 % de bonificación entre los 0 y los 100.000 euros de base imponible a un 60 %”. 

Este hecho ha generado numerosas críticas, “por considerarse injusto y contrario a la idea de progresividad”, apunta la abogada. Igual que lo han hecho la forma en que “la reforma afecta a la empresa familiar y castiga al ahorrador al gravar su patrimonio preexistente”.

Sin embargo, zanja Elena Crespo, “como cada medida, esta puede leerse siempre desde distintas ópticas y resultar a la vez justa e injusta según quién la analice”. No hay que olvidar, continúa Crespo, que si la reforma ha llegado a aprobarse es “porque cuenta también con muchos defensores”.

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias