sábado 18/9/21

El "oro natural" la confianza

Confianza
Confianza

Uno de los mayores activos que tenemos las personas es la confianza que somos capaces de transmitir a los demás. Pero para lograrla, debemos trabajar todos los días para ser mejores personas y profesionales.

 

La base sobre la que se construye, es nuestro comportamiento y por ello debemos tratar de actuar con rectitud. Actuar con amor, generosidad, integridad, lealtad, justicia, humildad nos lleva a lograrla, pero también a gozar de la capacidad de influir en los demás, generando autoridad.

 

En la sociedad actual, en la política, en las empresas, en las relaciones personales, el ser digno de confianza ha sido una cualidad que se ha dejado aparcada, aplicándose la máxima “El fin justifica los medios” aplaudiendo en muchos casos la deslealtad y ahora nos sorprendemos cuando nos encontramos con actitudes desleales y en entornos de personas en las que no podemos confiar.

 

Vivir rodeados de personas que no generan confianza, y que nos pueden traicionar es vivir en alerta constante, con miedo. Vivir pensando dónde me la van a clavar nos hace concentrar nuestra energía en la protección, en lugar de en la construcción, lo que nos lleva a una gran insatisfacción personal, un sentimiento de infelicidad, a una constante pérdida de productividad, al stress y a la depresión.

 

Vivimos buscando personas merecedoras de nuestra confianza, pero muchas veces es como buscar una aguja en un pajar. Si queremos rodearnos de personas leales lo primero es serlo nosotros y dar ejemplo de ello ¡El ejemplo es contagioso!

 

Cuando hablamos de proyectos empresariales o políticos siempre se hace alusión a la necesidad de generar confianza, conseguirla de los votantes, de los accionistas, de los clientes, de los inversores, rara vez se alude a la excelencia en los comportamientos en la empresa o en el partido correspondiente. Cuando se han producido actuaciones irregulares muchas veces se cambia el logo o a algunas personas, pero pocas veces son conscientes que donde hay que actuar es en el establecimiento de valores, así como de la importancia de la coherencia con ellos, de todas y cada una de las personas que forman parte de la empresa, el partido, entidad o institución.

 

Ganar la confianza es muy costoso, pero para perderla es suficiente una palabra, una expresión inadecuada, un comportamiento erróneo y como dice el refrán “Confianza y vida sólo una vez perdida”.

 

Las personas que brillan en las relaciones lo hacen porque generan confianza, preocupándose de las personas y ayudándolas a crecer, la lealtad es su bandera, nunca las encontrarás en un entorno donde no se respire ese “oro” natural.

 

Todos necesitamos que confíen en nosotros para sentirnos bien y proyectarnos personal y profesionalmente, para lograrlo debemos fijar nuestros valores y ser coherentes con ellos, cueste lo que cueste, el premio será grande “oro natural”, alegría, influencia, autoridad y éxito.

 

https://www.linkedin.com/in/myriam-gonzalez-navarro

Comentarios