miércoles 28/7/21

El liderazgo de Gonzalo Caballero

toreo

El sábado 29 de mayo de 2021 tuvimos la oportunidad de visualizar una gran lección de Liderazgo en la plaza de toros de Navalcarnero. Era el regreso a la plaza de Gonzalo Caballero después de la cogida que sufrió el 12 de octubre de 2019 en las Ventas.

Gonzalo Caballero como consecuencia de la cogida llegó a estar 9 minutos “muerto”, tres semanas en la UCI con diálisis y sin saber si iba a poder recuperar la pierna y a pesar de todo lo que había vivido a lo largo de más de un año, ayer fue capaz de ponerse delante del toro, vencer las dificultades físicas que aún tiene, el miedo inevitable y lograr salir por la puerta grande habiendo conseguido tres orejas.

Todo ello nos demuestra el poder que tiene en nosotros la voluntad de querer alcanzar el propósito.

Gonzalo Caballero ha declarado en la entrevista que publicó “Vanity fair” que “mi profesión es la más bonita que hay porque estás dispuesto a morir y en la que uno cuando decide ser torero, se da cuenta de que es una profesión que transciende más allá de sus propias intenciones y voluntades, que está por encima de ti”.

Estas declaraciones tienen un gran aprendizaje ¿cuántos de nosotros estaríamos dispuestos a morir por nuestra profesión? creo que no me equivoco mucho si aventuro que muy pocos. Gonzalo hace referencia a que ser torero tiene un “para qué” (ser torero, es una profesión que transciende más allá de sus propias intenciones y voluntades, que está por encima de ti”).

Trabajar para conocer nuestro “para qué” puede ser nuestro mayor reto, pero el conseguirlo supone el mayor logro. Implica saber dónde está la felicidad en tu día a día. ¿Puedes decir que tu profesión es la más bonita del mundo? el que lo sea depende de ti, busca el modo de ejercer tu profesión cumpliendo tu propósito.

En la plaza pudimos contemplar en cada pase de Gonzalo Caballero, la voluntad, el espíritu de superación, el dolor, la constancia, la lucha por salir adelante, la resiliencia, la serenidad que transmitía al estar cumpliendo su misión de vida, volver a torear.

La gratitud fue otra de las claves de la tarde, el brindis del primer toro a su madre, su mayor apoyo en todo este tiempo, estando en la plaza la Infanta Elena a la que brindó el tercero. ¿Hubiéramos hecho todos lo mismo? 

Lideró también la tarde Enrique Ponce, con treinta años de experiencia en los ruedos, estuvo pendiente en todo momento de Gonzalo Caballero actuando con una gran humildad y generosidad, dejándole el protagonismo y haciendo grande al compañero.

Salieron los dos juntos por la puerta grande compartiendo el éxito. Un gran ejemplo. ¡Gracias Maestros!

https://www.linkedin.com/in/myriam-gonzalez-navarro

Comentarios