miércoles 28/7/21

Moncloa planea un verano de sol y playa mientras suspende en vacunación

El turismo es uno de los grandes damnificados de esta pandemia. Las restricciones a la movilidad y a la hostelería supusieron en 2020 unas pérdidas en torno a los 106.000 millones de euros para el sector, cuya riqueza ha alcanzado cifras de hace 25 años, en concreto en el PIB, donde ahora supone un 4,3% del total, ocho puntos menos respecto al año anterior. Reactivar los viajes es una de las prioridades del Gobierno, pero aún no ha quedado del todo claro cuándo se reanudará la actividad. Pese a que la alta incidencia del coronavirus señalaba en dirección contraria, la ministra del área, Reyes Maroto, apuntó hace unas semanas a Semana Santa como fecha de reinicio del turismo nacional. El Gobierno no tardó en desautorizar a Maroto y señalar que veía “difícil” esta reactivación tan temprana. Ahora la responsable de Industria, Comercio y Turismo se aferra a las vacunas y afirma que a partir de junio se empezará a poder viajar con normalidad, pero, ¿hasta qué punto es esto cierto?

Turismo España
Turismo España

Según los cálculos del Gobierno, septiembre será el mes en el que el 70% de la población esté vacunada y se alcance la inmunidad de rebaño. La realidad, por el momento, es bien distinta, y de seguir con el ritmo actual de inmunización a finales de verano solo un 42’35% de los españoles habrá recibido los dos pinchazos. Es más, si todo sigue igual no será hasta febrero de 2022 cuando se alcancen las previsiones de Moncloa y el 70% de la población esté inoculada, según ha publicado Cinco Días en un estudio reciente. 

La llegada de nuevas vacunas podría ayudar a acelerar este proceso. Solo con los tres fabricantes que hoy suministran vacunas a España –Pfizer, Moderna y Astrazeneca– no tendríamos suficientes viales para cumplir con los objetivos del Gobierno, si bien queda un hueco para la esperanza con la vacuna de Janssen, que previsiblemente empezará a ser distribuida en Europa en marzo, y que al constar solo de un pinchazo podría agilizar considerablemente el ritmo de inoculación. La falta de planificación y la improvisación en la vacunación de las últimas semanas llama, no obstante, al pesimismo, y todo apunta a que esta ineficiente gestión será aun mayor cuando se empiece a vacunar a la población general en los centros de salud. 

¿Y qué pasará si no alcanzamos la inmunidad de rebaño?¿Se podrá viajar igual? En principio, sí, pero solo lo podrán hacer aquellas personas que demuestren que han sido inmunizadas. El Ejecutivo ya está trabajando en la creación de un pasaporte de vacunación, una herramienta que se está desarrollando a nivel europeo y que permitiría viajar entre los países comunitarios a todos aquellos que ya hayan recibido la inyección en igualdad de condiciones. Su futuro, no obstante, aún es incierto, pues naciones con gran peso en la Unión Europea como Alemania o Francia han mostrado su rechazo a esta medida porque, en su opinión, obliga a los ciudadanos a ponerse la vacuna y discrimina a todos aquellos que no lo hayan hecho. El pasaporte también podría implementarse dentro de España, donde ya hay comunidades como Galicia o País Vasco que lo reclaman.

Comentarios