lunes 12/4/21

Estrella Digital

Qué mensaje nos deja la fuga de ‘El Rubius’ a Andorra

El rubius

En muchas ocasiones se ha dicho que España es una mina de talento. Deportistas, cocineros, modistas o músicos patrios no paran de colarse en las listas de personajes mundiales influyentes, haciendo de nuestro país un destino cada día más apetecible. Pero no son los únicos. En los últimos años España ha alumbrado una remesa de jóvenes creadores de contenido en Internet, más conocidos como “youtubers”, cuya influencia traspasa en muchas ocasiones nuestras fronteras. Uno de ellos es ‘El Rubius’.

Este joven, que se dedica a probar videojuegos e improvisar monólogos en un canal seguido por casi 40 millones de personas, ha sido duramente criticado esta semana tras hacer pública su decisión de mudarse a Andorra. Según ha explicado, está cansado de que Hacienda se lleve año tras año una buena parte de sus ­–nada desdeñables– ingresos.

Este no es el primer caso de fuga al país vecino. Otros creadores de contenido como ‘Willyrex’, ‘Vegetta 777’, ‘The Grefg’ o ‘Lolito’ también decidieron tomar este camino y cambiar su residencia fiscal. Lo cierto es que esta corriente que se ha puesto de moda en el mundo “youtuber” viene de antaño, y muchos son los casos de famosos que prefirieron hacer las maletas a seguir viendo cómo el fisco se llevaba una parte de sus ingresos. Hablamos de nombres tan conocidos como el de la tenista Arantxa Sánchez Vicario, la modelo Judit Mascó, el campeón de Moto GP Joan Mir o el también piloto Pol Espargaró.

¿Tan abrupta es la diferencia de carga impositiva entre los dos países? Lo cierto es que sí. Mientras que en España el tipo marginal máximo es del 47% para la parte de la renta que excede los 300.000 euros –cantidad que superan las estrellas de Youtube–, en Andorra el tipo de IRPF máximo es del 10%.

Este esquema se repite con el resto de impuestos, en general mucho más laxos que en nuestro país. Si nos fijamos en el IVA, por ejemplo, cuyo equivalente en Andorra es el IGI (Impost General Indirecte), la diferencia es de 16.5 puntos porcentuales: mientras que en España el tipo general es del 21%, allí es del 4,5%. En el caso del impuesto de sociedades, con un tipo del 25% en España ―30% para bancos y petroleras―, en Andorra se tributa a un máximo del 10%.

Las reacciones al anuncio de ‘El Rubius’ han traspasado la pequeña pantalla. Periódicos, tertulias y demás espacios de opinión se han llenado de críticas y descalificativos al “influencer”, al que se ha acusado de avaro y traidor a la patria. Apenas se ha oído otra cosa que no fuera este discurso único que no acepta opiniones discordantes y que, lo más importante, cierra la puerta a un debate cada día más urgente: ¿no sería mejor incentivar el talento y el emprendimiento que ahuyentarlo?

No parece que este cambio entre dentro de los planes del Gobierno, que recientemente aprobó una nueva subida de impuestos que afecta a las rentas más altas y que se traduce en un incremento de dos puntos porcentuales en el IRPF. A esto habría que añadir una subida de tres puntos porcentuales sobre las rentas de capital y ahorro superiores a los 200.000 euros.

Así las cosas, a día de hoy España es ya el cuarto país occidental con mayor carga fiscal, y los españoles pagamos en impuestos, en relación con la renta, un 8% más que los alemanes, un 9% más que los suecos y un 21% más que los estadounidenses. Mientras los casos de elusión fiscal se multiplican solo cabe hacer una reflexión: urge corregir los impuestos a las grandes fortunas para retener el talento en nuestro país.  

Comentarios