miércoles 28/10/20

El Estado de Alarma, el 155 que Sánchez buscaba para gobernar Madrid

España no sólo está viviendo una crisis sanitaria, llevamos ya muchos años sufriendo una crisis política, un fracaso que va ligado a un nombre propio, Pedro Sánchez. Hoy es un día triste para Madrid, pero sobre todo para nuestra democracia. El Estado de Alarma que hoy se ha impuesto en la Comunidad de Madrid, no es más que un 155 encubierto, una idea que el señor Sánchez llevaba calculando, promocionando y aplicando desde que no lograron gobernar la Comunidad de Madrid.

Frente al caos y la improvisación de un gobierno más pendiente de sus escándalos y casos de corrupción, el gobierno de Isabel Díaz Ayuso tiene un plan, unas medidas que estaban funcionando y que es lo que el motor económico de España necesitaba.

La región sufre las amenazas de intervención a consecuencia de una pataleta y rabieta de Sánchez tras el recurso de Isabel Díaz Ayuso, que le había dejado KO con el auto del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que denegaba la ratificación de las medidas ya impuestas por el comité político del Gobierno de España al “verse afectados los derechos y las libertades fundamentales”.

Mientras el número de billetes de tren vendidos en Madrid para este puente cae un 33%, el Consejo de Gobierno tenía que ser retrasado más de cuatro horas para que pudieran estar todos los Ministros, muchos de ellos ya de puente, mientras que el gobierno de Isabel Díaz Ayuso pedía desde el mes de julio evitar viajes "que no sean absolutamente necesarios", el Presidente del Gobierno salía victorioso en el mes de agosto anunciado que había “derrotado al virus, controlado la pandemia y doblegado la curva.

El Estado de Alarma en Madrid no era evitable, ese discurso será el nuevo mensaje que la maquinaría y satélites mediáticos de Pedro Sánchez quieren vender, y algunos picarán y replicarán, pero no es así, falta mirar a unos días, semanas o meses atrás y ver las declaraciones del exiliado Rafael Simancas o del Delegado de Sánchez en Madrid, José Manuel Franco, cuyo único objetivo era la “moción de censura”, en medio de una pandemia mundial, su único objetivo era arrebatar lo que los madrileños mayoritariamente habían decidido en sus urnas, y es que la extrema izquierda y la izquierda menos democrática no gobiernen una región que quiere libertad, progreso y políticas, no propaganda.

Madrid estaba mejorando, la estrategia de zonas básicas de la Comunidad de Madrid demostraba que se puede controlar el virus, la semana del 14 al 20 de septiembre, el número de casos positivos en la Comunidad de Madrid fue de 28.969; en la semana del 21 al 27 de septiembre, el número fue de 23.096; y en la semana del 28 de septiembre al 4 de octubre, esta cifra baja a los 16.770. Ayer el número de pacientes hospitalizados seguía descendiendo hasta situarse en 2.733, la presión de los Servicios de Urgencias hospitalarios ha disminuido más de 40%, pero además el gobierno de Isabel Díaz Ayuso realiza más de 153.000 pruebas PCR cada semana.

Estos buenos datos solo demuestran la buena gestión de un gobierno autonómico que va por delante en la toma de decisiones, por el contrario, tenemos la situación de Navarra que sigue creciendo en número de casos, hoy mismo han vuelto a registrar un récord de casos con 448 en un día y cuatro nuevos fallecimientos, allí no veras medidas restrictivas, ni amenazas de moción de censura, tampoco veras huelgas y mucho menos un Estado de Alarma pese a ser la comunidad con la incidencia acumulada más alta de España con 648,41 casos de coronavirus por cada 100.000 habitantes. Solo porque allí gobierna el PSOE con el apoyo de los “herederos” de ETA, socios preferentes de este gobierno sin rumbo y acorralado por sus políticas sectarias.

Lo que si era evitable era cambiar el festivo nacional del 12 de octubre Día de la Hispanidad, la festividad del día nacional de España y regulado por la Ley 18/1987, que podría haber sido modificado y cambiado a otro día, al igual que se modificó la ley para que el Consejo de Ministros se pueda reunir a distancia o igual que aprovecho el decreto de estado de alarma para cambiar la ley del CNI y dar cabida a Pablo Iglesias.

España necesita de manera urgente una ley para Pandemias que permita a las Comunidades Autónomas actuar de manera eficiente en las áreas de sanidad, movilidad, seguridad y justicia. Y que de verdad tengan una colaboración leal y directa con el titular de la cartera de Defensa como apoyo a la seguridad. ¡Eso es la cogobernanza, lo demás es dictadura!

Los madrileños una vez más volvemos a sufrir las consecuencias de un gobierno que impone con soberbia su criterio. Madrid es libertad, una palabra a la que Pedro Sánchez tiene miedo. Pero una vez más Madrid resistirá al virus y al gobierno de Pedro Sánchez.

La intervención de Madrid es un atropello constitucional, desproporcionado, innecesario y sectario. Algo que se podría haber evitado si el Gobierno de España hubiera trabajado en la ley que prometió Carmen Calvo en el mes de mayo para no recurrir más al estado de alarma, una reforma legislativa para que España esté pertrechada ante eventuales rebrotes de la pandemia. Una vez más el gobierno de Sánchez, ¡mintió!, ya que la señora Calvo aseguro que las propuestas llegarían al Parlamento "muy rápido" porque la idea sería tenerlos preparados para el otoño próximo, cuando podría llegar algún rebrote. Los rebrotes una vez más han llegado antes que las políticas de este gobierno cuyo único objetivo es derrocar el gobierno de la Comunidad de Madrid y doblegar a Isabel Díaz Ayuso.

El Estado de Alarma, el 155 que Sánchez buscaba para gobernar Madrid
Comentarios