miércoles 25/11/20

Yo, con el Rey

 A lo largo de mi vida hay una pregunta que me han hecho en varias ocasiones y de un tiempo a esta parte de forma más reiterativa: ¿Monarquía o República? Mi respuesta siempre es la misma: como convencido liberal que soy, lo que mejor asegure la libertad. Hay monarquías y monarquías y repúblicas y repúblicas. Si a mí me preguntan si prefiero la monarquía saudí o la república de EEUU, diré sin dudarlo que prefiero la república de EEUU (a pesar de su actual Presidente). Pero si me dicen si prefiero la monarquía de Países Bajos o la república de Cuba, también diré sin dudarlo que prefiero la monarquía de Países bajos.

En el caso de España soy un firme defensor de la monarquía constitucional que todos nos dimos bajo el amparo de la Constitución del 78. Ese paraguas de Monarquía y Constitución nos ha dado a los españoles el periodo más largo de convivencia, paz, democracia y libertad que jamás hayamos conocido. Este país vivió casi 40 años bajo el espadón de un dictador. Y el hoy tan vilipendiado por algunos Rey Juan Carlos I (que a la muerte del dictador tenía todos sus poderes), renunció a ellos para ser un rey constitucional y de una democracia liberal. Como muy bien dijo en su momento un expresidente del Gobierno “El Rey Juan Carlos fue un Rey constitucional antes de que hubiera Constitución”. Su labor de árbitro, fuera de la confrontación política y además (los que han viajado lo saben muy bien) persona que abre muchas puertas a España, ponen la figura del hoy Rey Emérito, como una de las figuras más importantes de la historia de España sin duda alguna.

Hoy en España tenemos algunas voces con demasiado poder que lanzan unos mensajes inquietantes hacia el sistema y los protagonistas que aseguraron que los españoles no nos diéramos garrotazos entre nosotros como tantas veces a lo largo de nuestra historia. Tenemos a cierto partido dentro del gobierno, que ya antes de llegar marcaba una oposición rotunda a la Constitución del 78 y todo lo que ella significa, por tanto, también a la monarquía parlamentaria. El hoy Vicepresidente segundo del Gobierno, en su momento se refirió a la Constitución del 78 como “Ese papelito”. Hoy el señor Iglesias ataca desde su Vicepresidencia con ayuda de algún miembro más del gobierno, a la actual monarquía. Tienen libertad absoluta para hacerlo, estamos en una democracia. Pero si fueran coherentes, para empezar, nunca habrían entrado en un gobierno que entre otras cosas te exige prometer lealtad al Rey. Y si (como es el caso) ya estás dentro y te apetece seguir defendiendo tus principios republicanos, lo sensato sería salir del gobierno. Obviamente sé que esta salida no se va a producir. Iglesias y los que le siguen en ese sentimiento, saben perfectamente que una salida del gobierno supondría el final político de su partido. Además tenemos un gobierno que dificulta ciertos movimientos del Rey en aras de una presunta normalidad. La normalidad es que el Jefe de Estado pueda viajar a cualquier lugar de su país cuando lo crea oportuno.

Pero en la oposición también tenemos un partido en el extremo derecho que dice cada vez que tiene oportunidad, que si tuviera poder suficiente se cargaría algunos de los principios que más ayudaron a que saliera adelante nuestra actual Constitución. Y también en más de una y dos ocasiones le han sugerido a un Rey constitucional, que haga ciertas cosas que supondrían con todas las letras dar un golpe de Estado. El Rey Felipe VI (y me consta que lo hace) huye de escuchar este tipo de consejos envenenados. Una vez más y como en tantas ocasiones hemos dicho algunos: los extremos se tocan.

Esa figura de la monarquía parlamentaria que (a pesar de algunos errores) de forma tan notable ha encabezado hasta hace un tiempo el Rey Juan Carlos, hoy la lleva a cabo su hijo, el Rey Felipe VI. En el tiempo que lleva al frente, ha demostrado seriedad, preparación y honradez. No veo a nadie más capaz para representar a España dentro y fuera de nuestras fronteras ¿De verdad alguien piensa que alguno de nuestros políticos actuales (de las ideas que sea) representaría a España mejor que Felipe VI?

Por tanto y volviendo a la pregunta inicial de este artículo, en el caso español y como nos ha demostrado nuestra propia historia, lo que mejor asegura la libertad, es la monarquía. Por eso y a pesar del esfuerzo de algunos miembros del gobierno y de ciertos partidos de la oposición por intentar derrocar La Constitución del 78 y con ello la monarquía parlamentaria, debo decir que este que escribe siempre estará con el Rey.

 

Álvaro Lodares (Economista).

Comentarios