lunes 23/11/20

Los populistas están nerviosos

 La victoria de Joe Biden en EEUU ya nos está dejando algunas buenas noticias.  Que a los radicales y a los populistas les vaya mal, es motivo de celebración.

Algunos se pensaban que Trump era eterno, pero afortunadamente en las democracias liberales se producen cambios de gobierno. Desde que se sabe (aunque él no lo ha reconocido) que Trump ha perdido, podemos analizar cuál está siendo el comportamiento del resto de líderes populistas que ensombrecen el panorama político internacional.

En Hungría, Orbán, un líder populista, autoritario (por cierto, muy admirado por ciertos “liberales” españoles) y que se sentía muy cómodo con Trump, ya se ha apresurado a felicitar a Biden.

El gobierno de Brasil (otro gobierno populista y autoritario muy admirado por ciertos “liberales” españoles) también por boca de su vicepresidente, ha reconocido la victoria de Biden en EEUU.

El gobierno británico, presidido por otro buque insignia del populismo y también muy admirado por ciertos “liberales” españoles, fue de los primeros en felicitar a Biden. Además, ya está el gobierno británico moviéndose para intentar mantener unas buenas relaciones con el nuevo gobierno americano. Boris Johnson ha cesado a Dominic Cummings, uno de sus asesores estrella y máximos partidarios del Brexit. Johnson conoce perfectamente que Joe Biden es amigo y partidario de Europa y que jamás habría apoyado el Brexit. Y menos un Brexit duro.

Hace unos días leía en un periódico de papel español, una entrevista con otra de las máximas representantes del populismo. También hay que decir de nuevo que muy admirada por ciertos “liberales” españoles: me estoy refiriendo a la señora Le Pen. En esa entrevista decía textualmente que ella “No se ve reflejada en Trump ni en Bolsonaro”.

¿Qué está ocurriendo para que de repente líderes populistas que estaban tan envalentonados, estén tan bajos de ánimo? Pues está ocurriendo que la persona que tenían como cabeza de su movimiento populista, nacionalista, reaccionario, autoritario, proteccionista… ha perdido las elecciones. Como digo, las democracias liberales afortunadamente permiten el cambio de gobierno sin derramamiento de sangre. Eso ha ocurrido en EEUU. El máximo representante del populismo ha perdido y los populistas saben que el fin de Trump, puede suponer el fin del populismo. De ahí que algunos ahora se estén intentando desmarcar de la figura de Trump. Intentarán que nos olvidemos que lo apoyaron, lo jalearon y celebraron su llegada a la presidencia de EEUU. Pero a algunos no se nos olvida.

Por cierto, también podemos hablar de nuestro país, de España ¿Quiénes han sido los dos únicos partidos del ámbito nacional que no han felicitado de forma clara a Biden? Efectivamente, los dos partidos populistas de izquierdas y de derechas. O para decirlo más claro: Podemos y VOX. El líder de Podemos, dijo de aquella manera que era buena noticia que Trump perdiera, (no pensó lo mismo hace cuatro años. Sí, el populismo de izquierdas y ahí está la hemeroteca para quien la quiera repasar, apoyó a Trump frente a Hillary). Pero no habrá escuchado nadie de Iglesias ni de ningún líder de Podemos, una felicitación a Joe Biden. Y tampoco ha felicitado a Biden el partido populista de ultraderecha que tenemos en España. Estos es que además no han dicho nada de nada. Mutismo total y absoluto respecto a las elecciones americanas. La depresión debe ser enorme.

Por tanto, como vemos, la derrota de Trump ya nos está dejando algunas buenas noticias. El populismo parece que empalidece ante la derrota de su líder. Pero ojo, los amantes de la libertad no nos podemos distraer. Tenemos que seguir plantando cara y mostrando oposición a todo populismo. Así y solo así, lograremos que el fin de Trump signifique también el fin del populismo. Noticia que algunos celebraremos con infinita alegría.

 

Álvaro Lodares

(Economista)

 

Comentarios