lunes 30.03.2020

Un juez de Canarias encausa a una pareja por presunta estafa a 37 enfermos con ‘células madre’

Se anunciaban como representantes de una clínica americana de células madre y aseguraban a personas sin movilidad que podían volver a caminar. La mayoría de las personas presuntamente perjudicadas son menores en silla de ruedas o andador
Un juez de Canarias encausa a una pareja por presunta estafa a 37 enfermos con ‘células madre’

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Arucas (Las Palmas) ha abierto un proceso penal formal contra Santiago S., el gerente del hoy clausurado centro de rehabilitación Los Picachos -ubicado en la localidad de Firgas en Gran Canaria- y contra su esposa, Florencia G., a los que imputa indiciariamente la presunta comisión de delitos de estafa e intrusismo.

El juez instructor notificó ayer martes a todas las partes el auto que transforma en procedimiento abreviado las diligencias previas abiertas contra la pareja en el año 2011, al apreciar indicios de que Santiago S., en complicidad con su mujer, “ideó y ejecutó un plan con el que lucrarse de manera ilícita mediante la captación de personas con patologías neurodegenerativas para, aprovechándose de su desesperación para volver a caminar, ofrecerles un tratamiento terapéutico con células madre”.

Una vez que empezaba el citado tratamiento, detalla la autoridad judicial en el auto, “el mismo consistía únicamente en masajes y técnicas de rehabilitación” dispensadas por el propio gerente del centro o por sus empleados (una monitora de actividades acuáticas, una fisioterapeuta, una auxiliar de enfermería o una médico rehabilitadora).

La investigación no ha encontrado pruebas de que éstas personas estuvieran al tanto o participaran de la estafa.

El juez contabiliza a un total de 37 presuntos perjudicados por las actividades fraudulentas en el centro de rehabilitación, en su mayoría “menores en silla de ruedas o con andador”.

De las investigaciones llevadas a cabo por el Juzgado desde 2011 hasta fechas recientes se desprenden indicios racionales de que en el año 2008, tanto Santiago S. como su esposa, “con la finalidad de obtener un beneficio económico ilícito y en ejecución de un plan preconcebido”, pusieron en funcionamiento el centro de rehabilitación denominado Los Picachos para personas con discapacidad neuronal en la localidad de Firgas.

Pese a que en sus orígenes el centro estaba concertado con el Servicio Canario de Salud, detalla el juez, en 2008 el Gobierno canario acordó retirarle las subvenciones al centro, por lo que pasó a ser gestionado exclusivamente por Santiago S.

“El investigado, a sabiendas de su falsedad”, detalla el auto, “se arrogó la representación en España de Bioscitex Incorportated, prestigiosa empresa estadounidense con sede en Minnesota que tiene como objeto la utilización de técnicas punteras y vanguardistas de rehabilitación en lo que al tratamiento de lesiones neuronales se refiere, y concretamente mediante la utilización de células madre en seres humanos para la recuperación de la movilidad en las extremidades inferiores”.

Presuntamente, los ahora investigados se valieron de la prensa, foros, página web y de los propios pacientes del centro “para difundir que eran capaces, mediante un tratamiento con células madre y supervisado en todo momento por Bioscitex, de hacer que las personas con lesiones neuronales severas volvieran a caminar gracias a las técnicas y máquinas sofisticadas con las que contaba en el centro de Firgas”.

Más información en Diario La Ley de Wolters Kluwer.

loading...
Comentarios