miércoles 22/9/21
TELEVISIÓN

En 'El Príncipe' se les olvida el PIN

Errores, pifias y fallos garrafales policiales se multiplican en el último episodio de la serie de moda

EL PRINCIPE CAP.9-1
Morey instruye a Fátima en su apartamento.

Mucho CNI, mucho presumir de credibilidad, pero al final la brigada del inspector Morey en 'El Príncipe' va a resultar más falsa que la T.I.A. de Mortadelo y Filemón. La trama empieza a ganar a la credibilidad y rigor en los métodos policiales que se dramatizan en la serie, especialmente en el último capítulo emitido este martes. En pleno delirio de espionaje, a los guionistas se les olvidó que los teléfonos (aunque sean de islamistas peligrosos), necesitan PIN para empezar a funcionar.

Hasta ahora habían venido disimulando bien los errores de intendencia, como aquella pistola que desapareció misteriosamente en la comisaría en uno de los capítulos, y que había cogido Hakim, el personaje interpretado por Ayoub El Hilali. 

Ni la habría podido coger en la vida real, ya que todas las pruebas de un caso están guardadas bajo llave por el jefe del grupo que lleva la investigación, que la lleva siempre encima, ni tampoco podría haber aparecido mezclada con las de otro, ya que todos están debidamente separados. Pero eso era una minucia con el repertorio de imprecisiones que se mostraron en el episodio de este último martes. 

Morey (Álex González), el hombre que parece tener como principal logro en Ceuta el haberse ligado a Fátima (Hiba Abouk), aglutinó en una escena una serie de errores que hicieron tirarse de los pelos no ya a los auténticos agentes del CNI o de la Policía Nacional, sino incluso al ciudadano más alérgico a las fuerzas del orden. 

Teléfono sin PIN

En su afán por convertir a "su" chica en una Matahari contemporánea, Morey la habló de SITEL, el sistema de escuchas telefónicas del Ministerio del Interior, como de un sistema automático de interceptacion de llamadas, algo que no es correcto. Sí es un sistema de gestión de teléfonos intervenidos, pero nada más. 

La Policía, o en este caso el CNI, puede motivar un oficio judicial, y, si el juez da el visto bueno y lo autoriza (para ello se le tienen que presentar pruebas concretas), se manda a un departamento que introduce el teléfono en el citado sistema SITEL 

Otra cosa inconcebible es hablar de que no tenían acceso a la otra tarjeta que tenía el sujeto al que debía espiar Fátima, ya que la Policía tiene acceso al IMEI de todos los teléfonos intervenidos. Da igual que se use una, dos o tres tarjetas distintas, ya que todas están sujetas al IMEI de dicho teléfono, un número que está vinculado al aparato, no a los números que se usan desde ese aparato. Si tienen el IMEI, ya lo tienen todo. 

Tampoco era necesario volver medio loca a la chica con el tema de colocarle el localizador GPS al móvil de su compañero, ya que todos los actuales, sobre todo los de última generación que salen en las manos de todos los protagonistas de la serie, tienen un GPS incorporado con el que se le puede localizar en cualquier momento. 

Claro que si lo del GPS es de Mortadelo, lo del PIN es de 'Anacleto, agente secreto'. Hasta un niño sabe que cuando se le quita la batería a un móvil éste se apaga automáticamente y que para reiniciarlo hace falta el PIN. ¿También se guió "por su instinto" Fátima a la hora de descubrir los números del de su compañero de centro, como hizo con el desbloqueo de pantalla?

Si eso es de ciencia ficción, qué decir de las medidas de seguridad que utilizan los agentes del CNI en su piso. Sí señor, una tarjetita de crédito, y Faruq entró como Pedro por su casa, en una en la que supuestamente hay tantos secretos.A este paso, el "real como la vida misma", uno de los esloganes de esta producción, cada vez queda más en entredicho. 

 

Comentarios