lunes 24/1/22

La Guardia Civil interviene 350 kilos de precursores explosivos en Reus

La Guardia Civil ha intervenido en el aparcamiento de un edificio de viviendas de Reus (Tarragona) un total de 350 kilos de precursores explosivos, que su dueño había puesto a la venta ilegalmente en internet

guardia civil

La Guardia Civil ha intervenido en el aparcamiento de un edificio de viviendas de Reus (Tarragona) un total de 350 kilos de precursores explosivos, que su dueño había puesto a la venta ilegalmente en internet, en lo que supone una de las mayores aprehensiones de esta sustancia hecha en España.

La Guardia Civil ha informado este domingo en un comunicado de que en el marco de una investigación sobre la venta ilegal de precursores para explosivos, halló 350 kilos de clorato potásico, de uso restringido, material que su propietario quería vender a través de una plataforma de internet.

El precursor estaba almacenado en siete bidones de cincuenta kilos cada uno de ellos, que escondía en el garaje comunitario del bloque de viviendas donde residía, lo que, subraya la Guardia Civil, generaba "un riesgo considerable para sus vecinos al carecer el lugar de cualquier tipo de medida de seguridad".

Este material, se explica en el comunicado, procedía de una antigua empresa de fabricación de fulminantes, cerrada hace años.

El vendedor ha sido denunciado administrativamente por una infracción muy grave de la Ley de Precursores

El clorato potásico es una sustancia precursora que se usa como base para la fabricación de numerosos explosivos, entre ellos la cloratita, muy utilizada por varias bandas terroristas ya que es relativamente fácil de elaborar de forma casera.

La Guardia Civil inició la investigación de este caso en septiembre pasado después de que efectivos de la Jefatura de Información del instituto detectaran el intento de su venta ilegal en internet.

La nota explica que el comercio de las sustancias químicas precursoras de explosivos está restringido y regulado desde hace años en la UE y en España para evitar su uso con fines terroristas o delictivos.

Su compra o posesión requiere de una licencia que concede el Ministerio del Interior por medio del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO).

Este centro trabaja en colaboración con la Guardia Civil y este año han analizado más de 420 solicitudes de esas licencias para descartar que sus propietarios desvíen las sustancias para usos ilícitos. También han realizado 26 inspecciones a establecimientos que comercian con esos productos e investigado 24 ventas sospechosas.

La Guardia Civil explica que el clorato potásico que se ha intervenido tiene una concentración del 99,8 por ciento, por lo que su venta está prohibida a particulares y solo la pueden adquirir aquellos que la usen para su actividad profesional o industrial.

Este tipo de clorato es extremadamente sensible a cualquier fuente de ignición, lo que obligó a que el material aprehendido en Reus tuviera que ser retirado por efectivos de TEDAX de la Guardia Civil.

Esta incautación es una de las mayores hechas en España de esta sustancia tras la practicada en agosto de este año en Castilleja de la Cuesta, en Sevilla, donde se desarticuló un taller clandestino de fabricación de explosivos.

Comentarios