lunes 21/9/20

Todo lo que debes saber sobre el mantenimiento de calderas de gas

Tan solo nos acordamos de la caldera cuando llega el momento de usarla, que es cuando empiezan a bajar las temperaturas… pero esto es un error
Todo lo que debes saber sobre el mantenimiento de calderas de gas

Tal y como nos dicen los profesionales de Oscagas, el mantenimiento debe llevarse a cabo a lo largo de todo el año, para que la caldera se encuentre en inmejorables condiciones.

Seguramente nos encontraremos algo desorientados al hablar del mantenimiento de una caldera de gas. Te preguntarás sobre los plazos, sobre si es obligatorio o no solicitar que nos hagan una revisión, si la debe hacer el fabricante de la caldera, un profesional, o si la podemos hacer por nosotros mismos, entre otras dudas.

Para aclararte todas estas preguntas, hemos creado este artículo.

Inspecciones y revisiones del gas

Lo primero que nos debe quedar claro es que una inspección no es lo mismo que una revisión. Conviene revisar las diferencias existentes entre ambos conceptos:

Inspección

Una inspección tan solo la puede llevar a cabo un operario que haya autorizado la entidad con al que tengamos contratado el servicio. El objeto de la misma es revisar si todo funciona como cabría esperar, si el contador está bien conservado, si la estanqueidad es buena, si las tuberías tienen algún problema, o si todos los accesorios relacionados funcionan correctamente.

De estas inspecciones se tienen que ocupar las compañías del gas, y nos avisarán con unos 5 días de antelación para que podamos estar en el domicilio mientras se llevan a cabo.

Lo normal es que las inspecciones se hagan en un plazo de entre 4-5 años, dependiendo del tipo de cas y comunidad.

En cuanto al coste, habrá que asumir los gastos de gestión fijos de la distribuidora, o de otra entidad homologada si nos hemos decantado por ella.

Revisión

Al haber de revisión, nos estamos refiriendo a algo completamente diferente. Esta se suele hacer en el plazo de 2 años, aunque dependerá de lo que digan las marcas de calderas de gas (cada modelo puede tener unas especificaciones diferentes que requieran de una inspección más temprana, o más tardía).

El propósito de una revisión es controlar el estado en el que se encuentra la caldera, si está en buenas condiciones de seguridad y durabilidad, si la eficiencia energética es la estipulada, así como cualquier otro dato de interés.

Podemos elegir a un revisor del servicio técnico oficial de la marca, o bien apostar por las mejores empresas de revisión, como es el caso de Oscagas. Esta última opción sin sacrificar en calidad, nos puede salir mucho más económica.

Algunas marcas dan la opción al cliente de contratar lo que se conoce como un servicio de mantenimiento anual. En el mismo están cubiertas tanto las revisiones, como las reparaciones de las diferentes averías que se puedan llegar a producir.

Además de estos plazos, en el caso de que se presente alguna anomalía con la caldera, no dudes en llamar al técnico para que haga la revisión de inmediato.

Comentarios