miércoles 1/12/21

Según los datos del Estudio Juego y Sociedad el 84,9% de la población española adulta (30 millones de personas) juega como una opción de entretenimiento o de ocio, bien a juegos exclusivos de suerte, como las loterías, bien a juegos que combinan suerte con socialización y entretenimiento, características del juego privado. Esta cifra está por debajo de las que se registraba antes de la anterior crisis (2007), cuando se superaba el 90%.

El juego es una actividad totalmente integrada en la sociedad española. El Estudio ha sido desarrollado por el profesor de Sociología y miembro del Instituto de Política y Gobernanza de la Universidad Carlos III de Madrid, José Antonio Gómez Yáñez; y por el abogado y miembro del Consejo de Estudios de Políticas y Legislación del Juego, Carlos Lalanda Fernández.

Según las palabras de José Antonio Gómez Yáñez:el objetivo de esta investigación es analizar de forma real y contrastable la relación entre la sociedad española y el juego. El juego está sometido a debate, como muchas actividades productivas, lo que agudiza aún más la necesidad de este tipo de estudios que aporten una visión objetiva, basada en datos, para la opinión pública, Administraciones y medios de comunicación” Hay que decir que la inmensa mayoría de quienes juegan lo hace responsablemente, sabe que tiene un coste, como la entrada a un espectáculo.”

Los juegos basados principalmente en la suerte siguen siendo la opción mayoritaria para los españoles, repartida en Lotería de Navidad (25,8 millones de compradores), Lotería de El Niño (14,5 millones), loterías primitivas (14 millones) y cupones de la ONCE (8,5 millones). La investigación destaca que los Rascas de la ONCE siguen siendo por segundo año consecutivo la opción de juego con mayor crecimiento con un 9,9% de participación y la que atrae al público más joven, el 50,5% de sus jugadores son menores de 35 años.

En cuanto a los juegos de gestión privada -los de entretenimiento, socialización y suerte-, el estudio concluye que 6,5 millones de personas han ido alguna vez a un casino, bingo, salón de juego o han apostado o jugado en alguna máquina en un bar. El perfil de los clientes de estos juegos es muy variado, con público objetivo diferente, de edades variadas ente los 18 y 75 años y de todos los estatus sociales.  

Según el Estudio, durante el año 2019, 2,2 millones de personas han jugado en casinos; 2,4 millones en bingos; 3 millones en salones de juego; y 1,5 millones en máquinas B de hostelería, conocidas como máquinas recreativas.

Comentarios