lunes 6/12/21

Una familia clama para que su hijo con trastorno de conducta no viva en calle

La familia de un joven de 22 años de Castellar del Vallès (Barcelona) con trastornos del espectro autista y con conducta grave diagnosticado clama para que su hijo pueda vivir en un piso tutelado y atendido por los servicios sociales, y no siga viviendo en la calle, como sucede en la actualidad

joven autista

Oriol Sagrera, padre de Roc, ha explicado a EFE la situación desesperada por la que atraviesa su familia desde hace tres años, cuando su hijo empezó a vivir en casas ocupadas, en la calle o en el bosque, debido a su trastorno, que le hace tener conductas agresivas, y que se ve agravado por el consumo de drogas.

"Ante esta situación, la familia hemos optado por ayudar y colaborar desde fuera, intentando un contacto estrecho con los servicios de salud mental del Hospital Parc Taulí, de Sabadell, y los servicios sociales del Ayuntamiento de Castellar del Vallès (donde reside), pero la experiencia no está siendo satisfactoria", ha indicado.

En lo que se refiere al aspecto médico, parece que se ha conseguido una cierta estabilización de Roc, para que su conducta no sea agresiva desde el punto de vista físico, pero "con el resto de aspectos y profesionales, no conseguimos avanzar", ha considerado el padre.

Sagrera ha dicho que los servicios sociales de Castellar del Vallès han negado a su hijo incluso la posibilidad de acudir a la Cruz Roja para pedir comida con el argumento de que la familia tiene dinero para darle de comer.

"En ningún caso ha recibido ningún tipo de ayuda, ni de vivienda, ni comida", ni tampoco orientación para tener un trabajo, ha asegurado.

"¿Cómo puede ser que un ciudadano de 22 años diagnosticado con un trastorno de conducta no reciba ninguna ayuda de la administración, aparte de la medicación?, ¿cómo puede ser que ante sus conductas agresivas la Policía lo identifique pero no abra diligencias porque Roc tiene un trastorno y ante estos hechos ni servicios sociales ni nadie haga nada?", se ha preguntado.

Hasta su mayoría de edad, la familia de Roc intentó atender a su hijo con visitas a centros de salud públicos y privados, con psicólogos y psiquiatras, que no resolvieron el comportamiento agresivo del joven.

"La cosa se agravó con la entrada en la adolescencia y el instituto, con comportamientos gravemente inadecuados que comportaron su ingreso en una unidad de conductas adictivas (UCA) y el diagnóstico de un trastorno del aspecto autista (TEA) con trastorno de conducta", ha narrado Sagrera.

Tras varios ingresos en diferentes UCA y también en un centro privado, empieza el consumo de drogas y la situación en la familia se complica aún más, con insultos, amenazas de muerte y agresiones físicas, que llegaron a la hospitalización de un familiar.

Esta dramática situación lleva a Roc a vivir fuera del hogar familiar tras la mayoría de edad, en casas ocupadas o, como ahora, en la calle.

El padre está desesperado porque las conductas agresivas de su hijo "se agravan en estos sitios en los que se mueve" y, de hecho, Roc ha sido arrestado varias veces, con sentencias y sanciones económicas que ha tenido que sufragar la familia.

Oriol Sagrera clama para que su hijo sea atendido de una manera "integral", que la atención psiquiátrica que recibe vaya de la mano de la atención social, que no recibe, y que tenga un techo en el que le puedan ayudar profesionales de la salud mental. EFE

 

Comentarios