lunes 28/9/20

¿Cómo afecta el carácter militar a la Guardia Civil?

La ausencia de derechos asociativos o la aplicación del Código Penal Militar sobre sus miembros son algunas de las medidas más importantes

¿Cómo afecta el carácter militar a la Guardia Civil?

El carácter militar de la Guardia Civil ha suscitado debate en el seno político nacional durante buena parte de la vida de la democracia española. El motivo de estas discusiones cíclicas es que a diferencia de otros cuerpos policiales, la Benemérita es el único que guarda en sus bases esta naturaleza y esto genera ciertas diferencias de criterios entre los partidos políticos.

Unas discrepancias que en gran medida se han visto acrecentadas con las últimas decisiones del Ministro de Interior, Fernando Grande Marlaska, y en especial con la destitución del jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid, el coronel Diego Pérez de los Cobos, por desavenencias internas y posibles filtraciones de información sobre la manifestación del 8-M.

Debate en el Congreso y respuesta de Sánchez

Hay quien ha llevado en su programa desmilitarizar la Guardia Civil como Unidas Podemos en las últimas elecciones, o el PSOE en tiempos de Felipe González; y quien opina todo lo contrario y defiende su carácter militar como es el caso reciente de Vox, que en febrero llegó a preguntar hasta en dos ocasiones en el Congreso por las intenciones del Gobierno  de coalición sobre esta particularidad. Máxime teniendo en cuenta las propuestas que llevaba el partido de Pablo Iglesias en su programa para el pasado 10-N. 

A este respecto, el Ejecutivo fue claro y de la mano de Pedro Sánchez se aseguró que “el Gobierno no tiene la previsión de suprimir el carácter militar de la Guardia Civil, así como tampoco de unificarla con la Policía Nacional”.  Pero, ¿de qué manera afecta esta característica a la Guardia Civil y por qué suscita tanta polémica?

El especialista en derecho militar Juan Carlos Fernández, del despacho Monteagudo y Vales Abogados, explica que el carácter militar de la Guardia Civil “se observa en la distribución de los empleos donde existe identidad con el ejército de tierra” y recuerda que “desde el Guardia Civil hasta el Teniente General, existen 17 empleos distintos que jerarquizan la institución”.

A continuación menciona hasta tres aspectos donde esta característica se hace notar. El primero es “el sometimiento de los miembros de las Guardias Civiles a las Reales Ordenanzas de las Fuerzas Armadas”, una normativa que “define el comportamiento que debe observarse por los miembros de la institución”. El segundo aspecto es que “a pesar de que en el día a día los Guardias Civiles se encuadran en el Ministerio del Interior, el acceso y pérdida de la condición de la Guardia Civil depende del Ministerio de Defensa”. Por último, en tercer lugar recalca que “existe un sometimiento a los tribunales militares”.

Uno de los aspectos donde más se evidencia el carácter militar respecto a otros Cuerpos de Seguridad del Estado es en los derechos asociativos. Al contrario de otras instituciones como la Policía Nacional, los Guardias Civiles ven limitados sus derechos asociativos y no pueden sindicarse. De hecho “se ha sancionado a aquellos que en su momento han intentado organizar uno”, aclara el letrado. Asimismo “los Guardias Civiles se ven sometidos al Código Penal Militar en lugar de al ordinario”, siendo esta otra de las diferencias más marcadas por la naturaleza militar de la institución.

Estos ejemplos son generalmente utilizados como argumentos para los partidarios de la desmilitarización y “la limitación de derechos, así como el carácter anacrónico de la institución” suelen apuntarse cuando surge el debate, tal y como revela el especialista en derecho militar. Mientras que, en el bando opuesto, los hay que consideran que “la tradición militar de la Guardia Civil no debe desaparecer ya que forma parte de su esencia”.

Explicación oficial

La descripción aportada por Juan Carlos Fernández guarda mucha similitud con la exposición que hace la propia Guardia Civil en su  página web. Desde esta institución reconocen que la naturaleza militar “no implica que esta sea una policía militar de ámbito castrense”, sino que atiende a otros aspectos como “su modo de actuar”, ya que su estructura interna, jerarquía, disciplina y organización necesitan una “extraordinaria cohesión y eficacia en el cumplimiento del deber”.

De igual modo consideran que el carácter militar aporta al modelo policial español valores añadidos como “equilibrio”, “flexibilidad”, “capacidad de cumplir misiones militares en zonas de conflicto” y “graduación de la respuesta del Estado”, permitiendo al Gobierno una actuación inmediata en respuesta a situaciones donde los cuerpos civiles puedan verse rebasados.

Comentarios