lunes 14.10.2019
Baile por el número uno

El reto histórico de Nadal para frenar a Federer

El español afrontará un 'everest' en su superficie fetiche con el objetivo de sostenerse en lo más alto del ranking

Federer y Nadal en la Laver Cup.
Federer y Nadal en la Laver Cup.

Tras alzar en Melbourne su vigésimo Grand Slam, Roger Federer parecía dispuesto a emular el pletórico inicio de 2017. Así fue hasta la final de Indian Wells, en la que Del Potro cortó de golpe la racha del suizo. "No sé que me ha pasado en el último tie-break", confesó el todavía número uno del mundo, tras ceder ante la portentosa derecha del tandilense. Curiosamente, fue otro desempate el que desencadenó hace un par de días su segunda derrota consecutiva. Kokkinakis, un joven lastrado por las lesiones y fuera del Top 100, fue su verdugo. 

Su gira ha resultado igualmente satisfactoria, pero el próximo lunes perderá el número 1, a pesar de que su principal rival en el ranking ATP, Rafael Nadal, permanece ausente desde que se viera obligado a retirarse por lesión en los cuartos de final del Abierto de Australia. Esta situación que ha atravesado el helvético es, precisamente, la que afrontará el español en los próximos meses. Recuperado ya de lesión y en plenos entrenamientos en tierra batida, Rafa se prepara para afrontar una gira en la que defiende el título en cuatro de los cinco torneos que disputará.

Federer suma 8.670 puntos, 100 menos que el balear, que sólo puede dejarse por el camino una cifra inferior a la citada. Algo realmente complicado, pese a ser el dueño de la tierra batida. El español deberá encadenar con éxito Montecarlo, Barcelona, Madrid y Roland Garros. En tres de estos cuatro torneos ha sido el claro dominador de la última década, y una de las bazas que juegan a su favor es la lesión de tobillo que actualmente padece Dominic Thiem. El austríaco el pasado curso fue el mayor obstáculo del español en cada evento que disputó.

El único torneo donde el español no levantó el título fue en el Masters 1000 de Roma, donde fue apeado en los cuartos de final. Precisamente ese es el único respiro que tiene Nadal, que podrá permitirse caer en los octavos de final en alguno de estos cinco torneos, siempre y cuando conquiste el resto. Ceder en una final ya agotaría su crédito. Repetir la hazaña se presenta complicado, más después de haber estado sin competir en las últimas semanas. No obstante, el palmarés que ostenta en estas citas invita a la esperanza. 

Federer perderá el número uno el próximo lunes con Nadal fuera de lugar, y podría suceder lo mismo en los próximos meses, con el suizo sin pisar la arcilla por decisión propia pese a su derrota prematura en Miami. El aliciente para el español en el caso de que no consiga salir ileso de su superficie fetiche es que después el turno de responsabilidad recaerá sobre la figura de Roger. El suizo ganó el pasado año Halle y Wimbledon, por lo que defiende 2.500 puntos en un tramo en el que Nadal no cosechó grandes resultados. 

Esto dejaría un sucesivo baile en la cabeza del ranking, ya que Murray está fuera de combate hasta mitad de curso y Djokovic no encuentra su tenis. Por detrás, ninguno parece capacitado para ponerse a la altura de los dos jugadores más laureados en la historia del tenis. Los resultados de la temporada pasada invitan a pensar que esta situación se alargará hasta el final de año, y que ambos, una vez más, se disputarán el número uno al término de la última temporada, en lo que es ya la rivalidad más notoria de este deporte. 

Comentarios