martes 19.11.2019
Tenis

El nefasto trato del WTA de Dubái a Garbiñe

La española, pese a ser uno de los grandes atractivos del torneo, apenas tuvo tiempo para descansar de cara al encuentro de cuartos de final, debido a la mala planificación horaria

Garbiñe Muguruza.
Garbiñe Muguruza.

Garbiñe Muguruza ha olvidado su comienzo dubitativo de temporada, en el que se vio lastrada por su estado físico. Con esas molestias superadas, la española ha vuelto a exhibir su mejor versión, que nuevamente ha coincidido con una etapa en la que Conchita Martínez permanece en su equipo técnico. La capitana de Copa Federación fue pieza clave en los éxitos de Muguruza en la Copa Federación y en el último torneo de Wimbledon, donde consiguió ganar su segundo Grand Slam (alzó Roland Garros en 2016). La también vencedora en el All England Club de Tennis sabe cómo conseguir que su pupila de el máximo.

En Doha, con la fortuna de la retirada de Halep, Garbiñe consiguió pisar la final. Ahí sólo una enorme Petra Kvitova le privó del título. Garbiñe no ha querido descansar y esta semana se ha adentrado en Dubái, donde las sensaciones mantienen esa línea positiva. Tras eliminar en octavos a la joven y prometedora Bellis, este jueves ha vuelto a inclinar en dos mangas a Caroline García. Garbiñe ha comentado en rueda de prensa que sintió que "cualquiera podía ganar". "Me sentí mucho mejor en este partido que en el que jugamos en Doha", ha señalado la nacida en Caracas. "Cuando juegas contra una Top 10 y ganas por segunda vez consecutiva, es una buena señal de que estoy haciendo lo correcto", ha proseguido.

A Garbiñe se le hizo raro el breve parón que provocaron las gotas de agua, pero sin duda la mayor adversidad a la que tuvo que hacer frente fue al cansancio. A pie de pista fue cuestionada por ello, después de concluir su duelo ante Bellis a las dos de la madrugada y estar hoy en pista a eso de las tres de la tarde. La española se lo ha tomado medio a broma y ha declarado que no sabía si irse a desayunar, ya que terminó yéndose a dormir a las cuatro de la madrugada. 

No obstante, en rueda de prensa si ha reconocido que luchó "un poco contra el cansancio". Es raro que siendo uno de los grandes atractivos del evento, la organización de Dubái haya puesto semejante obstáculo a la española, que por fortuna ha salido airosa, pese a la dificultad que ya de por sí entrañaba el envite. También en la sala de conferencias Muguruza ha señalado que las condiciones son muy distintas a las de Doha. "Allí tienes más viento y es más seco. Aquí es muy técnico, pero se nota la superficie un poco diferente", ha apuntado 

En semifinales Garbiñe se medirá a otra joven con proyección, Kasatkina, pese a que prefería hacerlo contra Vesnina. No por temor, sino porque prefiere medirse ante jugadoras con las que nunca se ha cruzado. La española vaticina un duelo "muy difícil". "Creo que ella siempre juega muy bien contra las mejores, tiene buenas victorias", ha declarado. Tras superar las adversidades a las que le ha sometido la organización, ahora ya puede afrontar una rutina más normal. Este viernes aparecerá sobre la pista a una hora similar (14:00 horas), en busca de una nueva final. 

Comentarios