miércoles 12/8/20
Nuevas normas en 2018

La ITF ignora a Nadal y desata su enfado

El Abierto de Australia, entre otras novedades, presentará el reloj en pista. Desde hace cuatro años el español ha dejado clara su opinión sobre este asunto

Rafael Nadal.
Rafael Nadal.

El tenis sigue en su pugna por reinventarse. El trabajo que ha realizado la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP) en los últimos meses se vislumbrará en el próximo Abierto de Australia, donde por primera vez, según lo ha decidido la ITF, se vislumbrarán algunas de las novedades que se han puesto en práctica en ciertos eventos de este 2017. No todas las prácticas serán introducidas, pero sí aquellas que ha agradecido el espectador, con el objetivo de presenciar encuentros con menos pausas y más igualados desde la primera ronda.

Para ello, en los Grand Slam los cabezas de serie quedarán reducidos a la mitad (16). Un quebradero de cabeza para ese selecto grupo, que a las primeras de cambio podrán medirse a jugadores que integren el Top 20, al contrario de lo que sucedía hasta la fecha. A priori, esta medida de la ITF ha recibido el beneplácito de los jugadores más importantes del circuito, que están a favor de producir choques de alto voltaje a las primeras de cambio, aunque ello conlleve que algunos de los favoritos caigan eliminados. Una medida que podría dejar envites menos atractivos en las últimas rondas, pero que a la par incrementaría la venta de entradas de los primeros partidos.

Lo que no parece del agrado de Nadal es la implementación del reloj en pista, una medida que se probó con éxito hace escasas semanas en las Next Gen ATP Finals. Pese a que la ITF accedió a aumentar de 20 a 25 los segundos entre punto y punto para equipararse a la ATP, lo cierto es que la simple implementación de esta norma ya puso de los nervios a los españoles. David Ferrer llegó a decir en 2013 que era “una norma ridícula” y que servía únicamente para “complicarse”. El manacorense siempre ha seguido la misma línea en el debate, argumentando que tras puntos extenuantes era necesario un mayor descanso. "Va contra el espectáculo", llegó a argumentar el balear.

Nadal tendrá que lidiar con esta adversidad en el Abierto de Australia, de ahí que la noticia no haya sido para nada de su agrado. Más allá de estas dos novedades, planean la implantación de otros dos cambios. Uno es la reducción del calendario, para seguir la estela de hacer menos larga la espera a los asistentes. La última medida pretende evitar que los tenistas lesionados disputen los encuentros solo para recibir el dinero. La ITF ha propuesto dotarles del 50% del prize money si se retiran, y otorgar otro 50% a los lucky loser, que en estos grandes eventos veían cerradas sus puertas. Un sinfín de normas, que no incluyen acortar los sets a cuatro juegos, pese a que siguen probándolo en numerosas exhibiciones.  

Comentarios