martes 25.02.2020
paliar la contaminación

Las tendencias que rompen en 2017: Los huertos verticales

En esta segunda década del siglo XXI es patente la corriente ecologista que invade pensamientos, política y economía, prácticamente en todos los países del mundo. La Cumbre de París celebrada en 2016 es una prueba irrefutable de que todas las naciones comprenden y asumen la necesidad de mejorar las prácticas medioambientales

Mesa de cultivo vertical Hidro Tower. | New Garden System
Mesa de cultivo vertical Hidro Tower. | New Garden System

Esta tendencia se traslada también a los ciudadanos que, mientras sus ciudades adoptan medidas con las que paliar la contaminación y mantener el medioambiente más saludable posible, ellos se preguntan cómo disfrutar de su propio espacio ecológico, un hogar más cercano a la Naturaleza.

Las medidas tradicionales siguen existiendo, pero se antojan insuficientes. Esto ha motivado un auge de los huertos urbanos, que incluso los ayuntamientos de distintas ciudades españolas han promovido. De hecho, mientras en el año 2000 en todo el territorio nacional existía una oferta de 5.000 huertos en extrarradios de ciudades españolas, en 2015 esta cifra había crecido hasta 20.000.

El huerto vertical, un huerto urbano en casa

Los huertos urbanos municipales tienen varios inconvenientes. Son costosos a nivel económico y requieren mucha dedicación, no son fáciles de obtener por la alta demanda existente para tan poca oferta y, en realidad, no mejoran ecológicamente el hogar, sino la ciudad.

Por tanto, el problema requiere de otra solución. Es aquí donde los huertos verticales se presentan como la mejor alternativa. Consiste en la adopción de un pequeño espacio en el que una estructura diseñada expresamente para ello, permite el cultivo de diversas plantas ornamentales, frutales, todo tipo de vegetales, hortalizas… lo que el “agricultor urbano” desee tener en su propia casa.

Un huerto vertical aúna el beneficio ecológico con un diseño atractivo, que permite ser colocado en cualquier lugar de una casa. Obviamente en zonas al aire libre como una terraza o un balcón, su presencia podría ser más lógica, pero lo cierto es que desde un inicio estos huertos verticales están pensados también para zonas interiores.

El hecho mismo de que crezcan de forma vertical mediante módulos opcionales, permite ocupar siempre muy poco espacio, con un potencial de altura acorde al gusto del usuario, que será quien decida cuántas plantas cultivar y en qué distribución hacerlo, sin limitaciones de espacio o de tiempo.

Al utilizar un sistema de cultivo hidropónico, los huertos verticales son fáciles de mantener. Sólo hay que aplicar los nutrientes en periodos establecidos por cultivo y dejar que el sistema automático los distribuya de la forma más óptima posible, pudiendo así disfrutar de un huerto urbano en casa que no requiere demasiado tiempo, dinero ni espacio.

Comentarios