¿CÓMO HACERLO?

Cuatro artículos que no sabes comprar

Hay productos y servicios en los que es necesario gastar dinero de vez en cuando. Eso no va en contra de quienes opten por un estilo de vida de consumo mínimo, con idea de no causar impacto en el entorno y de no hacer desembolsos innecesarios. Sin embargo, a la hora de afrontar ciertos gastos, es común equivocarse.

 

Cuatro artículos que no sabes comprar.
Cuatro artículos que no sabes comprar.
Cuatro artículos que no sabes comprar

Los expertos señalan que en España no hay mucha cultura de consumidor concienciado. Varía de unas comunidades a otras, pero en general, el comprador medio muestra cierta pasividad a la hora de ejecutar actos cotidianos para hacer valer sus derechos como presentar una reclamación. En 2011, en plena crisis económica, el servicio regional de Consumo en Madrid registró solo dos reclamaciones a comercios en 15 días de rebajas.

Si, como dijo Julio Anguita, los políticos son el fiel reflejo de la sociedad, en España son célebres casos como la pasividad ante casos como el Volkswagen o el de las cláusulas suelo, que han acarreado numerosas críticas desde Europa.

La falta de información tiene que ver con esta indiferencia generalizada. Y, ante esos enseres cotidianos cuyo gasto hay que asumir, van aquí algunos consejos. Todo sea por alcanzar esa fase de consumidor crítico, que ejerce presión para que artículos, servicios y procesos de producción cumplan con los estándares mínimos.

Los cosméticos ecológicos

Sí se observa que el consumidor parece más consciente hoy de lo que pasa en su entorno que hace algunos años. Ha tenido calado el mensaje de asociaciones ecologistas y de consumidores, que critican el despilfarro y la huella ambiental que deja este consumo sin miramientos. Y ya son hoy muchas las personas que dan prioridad a la producción ecológica a la hora de hacer sus compras.

La revista The Ecologist para España y Latinoamérica señala que los productos que realmente están libres de sustancias dañinas para la salud y el medio ambiente, son los que están “certificados bajo alguna de las normativas existentes”. Naetura, empresa impulsora de la Cosmética Verde en España, añade que más allá de los reclamos que usan las empresas para vender, como “natural” o “con aloe vera”, hay que mirar los ingredientes. Un buen producto no necesita más de 30.

Como recoge El Blog Alternativo, la cosmética biológica está hecha a partir de ingredientes vegetales, en su mayoría procedentes de cultivos ecológicos (lo que excluye pesticidas o fertilizantes), sin colorantes, conservantes o perfumes.

¿Cosmética ecológica? ¿Cosmética natural? ¿Crema facial hidrante ecológica? El apellido también se presta a confusión. En base a los estándares fijados a nivel europeo, la cosmética natural debe tener un 95% de ingredientes naturales, de los que al menos un 5% provengan de agricultura ecológica. En la cosmética ecológica, este segundo porcentaje sube al 10%. Y la denominación bio debe señalar, además, que un 95% de esos ingredientes naturales deben provenir de agricultura biológica.

Máquina cortapel

Hay artículos cuya compra merece ir acompañada de un análisis completo. Para que la inversión en él sea rentable, para que dé resultados excelentes y para que no haya que gastar dinero próximamente en otro, acumulando cacharros y malgastando el dinero. Para esos análisis, una buena herramienta son las comparativas disponibles en Internet y los famosos “review” de usuarios o de organizaciones de consumidores.

En el caso de las Máquinas cortapelo, sitios como Bienestar Personal pueden ofrecer algunas pistas. Hay que considerar cuestiones como la versatilidad, la comodidad de uso, el tipo y calidad de las cuchillas y la potencia, junto a las características propias de quien la vaya a utilizar para saber cuál es la mejor máquina cortapelo. No será igual buscar algo para raparse al cero regularmente que para dejar el cabello un poco más largo, por lo que comprar una máquina cortapelo requiere de algo de asesoría profesional.

Zapatos para ellas

No tanto para ellos porque los hábitos de compra en este artículo no suelen ser iguales para uno y otro sexo. Pero ellas deberían seguir a rajatabla una serie de recomendaciones si no quieren que el deseo de tener variedad y de seguir la tendencia haga mella en su salud.

Es llegar al departamento de calzado de señora e irse los ojos para los más bonitos o para los más baratos, pero hay otras cosas a tener en cuentas en los zapatos de mujer. Lo mejor es comprar siguiendo el criterio de las prendas básicas, es decir, decantarse por la neutralidad, por modelos estándares (como mocasines o zapatos de salón) de un color que combine con todo, como el marrón o el negro. Ese hábito excluye teclear zapatos mujer en el apartado para compras de los buscadores y comprar compulsivamente.

Para comprar unos buenos zapatos, lo mejor es decantarse por marcas que vendan un producto de calidad. Se trata de algo delicado como los pies, así que se debe tomar como una inversión. Además, cuanto más buenos sean, más durarán.

A la hora de comprarlos, se recomienda acudir a última hora, cuando los pies están más castigados después de la jornada y, por lo tanto, aceptarán o rechazarán mejor el zapato. Hay que tener en cuenta el ancho y el largo de ambos pies, para lo que se puede pedir ayuda al vendedor, y si las medidas son diferentes de uno a otro, mejor comprar el número mayor. Éste no debe apretar ni quedar demasiado grande, pero para el pie más pequeño se puede usar plantilla.

Cochecitos de bebé

Lo que tenga que ver con bebés es cuestión delicada, porque están aún en una fase muy vulnerable. En los cochecitos de bebés existen cientos de marcas y estilos como los Cochecitos Bebés Victoria pero, ¿cuál es la mejor opción?

Considerando que siempre se puede recurrir a lo prestado o a la compraventa de segunda mano, lo recomendable es tener en cuenta el uso, si será utilizado sobre todo en entorno urbano o rural. Porque las ruedas no serán las mismas.

También hay que considerar dónde tiene que ir, porque de nada servirá un cochecito que no quepa por la puerta de casa o no se pueda montar en el ascensor (viviendo en un quinto). Lo mismo sucederá con el maletero del coche.

Como señala Bebés y Más, también se recomienda pensar en la altura de quien va manejar el cochecito con asiduidad para elegir el manillar adecuado, en los accesorios útiles como capota extra o sombrilla, en el importante capítulo de la seguridad (que cumpla con la normativa europea) y en la durabilidad. Todo eso adecuado al presupuesto, luego lo último, en realidad, es el diseño y la estética.