martes 19/1/21

Taula, Noós, Imelsa… los líos judiciales de la alcaldesa que lo tuvo todo

Barberá no ha sido finalmente capaz de soportar la presión pública y social

Rita Barberá. | Imagen de archivo
Rita Barberá. | Imagen de archivo

Rita Barberá lo tuvo todo. Tuvo el apoyo incondicional de Rajoy y de su partido. Fue la locomotora del PP valenciano, la que tiraba del carro de todos los afiliados populares allá por el año 2014. Pero a Rita le pudo la presión. La última aparición pública de la exalcaldesa de Valencia, de 68 años, y que actualmente ostentaba un escaño en el Senado fue hace tres días en la capital cuando fue a declarar de forma voluntaria al Tribunal Supremo por el caso Imelsa. Allí, Barberá, negó las acusaciones que se le imputaban y aseguró que nunca había blanqueado dinero durante la última campaña electoral.

El caso Imelsa, con 47 personas imputadas en total más el PP como persona jurídica, investiga las donaciones con las que presuntamente se blanqueaba dinero no es el único lío jurídico en el que se ha visto inmersa Rita Barberá, quien ha fallecido hoy de un infarto en el Hotel Villareal, ubicado en el centro de Madrid.

El caso Gürtel perseguía a la ex alcaldesa allá por donde fuera desde tiempos de Camps. Supuestamente el Ayuntamiento de Valencia troceó durante años contratos de eventos a favor de un grupo de empresas afines a la exalcaldesa valenciana. Una trama de financiación ilegal y blanqueo de capitales dentro del consistorio que trajo de cabeza a Barberá y que se estaba investigando dentro de Caso Taula.

El bochornoso discurso del caloret que la exalcaldesa pronunció en febrero de 2015 fue un presagio de todos los “incendios” que iba a tener que ir apagando. Y es que dos meses después de este incidente que demostró que Barberá poco sabía de valenciano y un mes antes de las elecciones le estalló en caso de Ritaleaks en el que Compromís sacó a la luz cientos de documentos públicos en los que se evidenciaban gastos de difícil justificación del consistorio valenciano bajo el mandado de la exalcaldesa.

Rita Barberá también tuvo que lidiar con el caso Nóos en el que se investigan los supuestos desvíos de fondos públicos a sociedades de Iñaki Urdangarín, esposo de la infanta Cristina de Borbón. Un macro juicio con más de 300 testigos entre los que estaba la exalcaldesa que fue a declarar con el que fuera su pupilo y ex presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, y el actual europarlamentario Esteban González Pons. En la sala Rita declaró que sí se había reunido con Urdangarín pero que el proyecto que se iba a hacer en la ciudad de Valencia iba a ser a través de una asociación sin ánimo de lucro, que no era para ganar dinero y que por lo tanto no era delito.

Taula, Imelsa, Noós… líos judiciales que han podido con la alcaldesa que lo fue y lo tuvo todo en Valencia. Una presión pública y social que no ha sido capaz ni de soportarla Rita Barberá.

Comentarios