domingo 11/4/21

Estrella Digital

EXPRÓFUGO EN MADRID

Rodríguez Menéndez, una paella a 100 metros de los juzgados

El abogado, que huyó en 2008 a Argentina durante un permiso penitenciario, pasea tranquilamente por Madrid con sus nuevas amistades

Rodríguez Menéndez pasea tranquilamente por Madrid con sus nuevas amistades. | Estrella Digital
Rodríguez Menéndez pasea tranquilamente por Madrid con sus nuevas amistades. | Estrella Digital

El exconvicto y controvertido abogado Emilio Rodríguez Menéndez se adapta a su nueva vida en Madrid. Estrelladigital.es lo sorprendió a la salida de un conocido restaurante de arroces, a apenas 100 metros de los juzgados de Plaza de Castilla. Rodríguez Menéndez ya no tiene causas abiertas en España y ha montado un bufete de abogados en una céntrica calle de la capital. Sus compañeros a la mesa son viejos conocidos del abogado, que han estado vinculados a su carrera.

Rodríguez Menéndez se refugió en Argentina, a donde viajó aprovechando un permiso carcelario. Allí esperó a que prescribieran las causas contra él. Fuentes policiales explican a ESTRELLA DIGITAL que, pasado el tiempo, remitió un escrito al Ministerio de Justicia preguntando si había alguna causa abierta contra él. Una vez le confirmó el Ministerio que estaba libre de causas –entre ellas la difusión de un vídeo de contenido sexual del periodista Pedro J, Ramírez–, se instaló definitivamente en Madrid.

Con un título de Licenciado en Derecho aprobado en Chile, es como ejerció Emilio Rodríguez Menéndez.El abogado ha tenido que esperar a que prescribieran los cuatro delitos fiscales y un delito contra la intimidad por los que tenía que haber cumplido nueve años y medio de prisión. 

Atrás han quedado ya los episodios que protagonizó de la mano de personajes como Nuria Bermúdez, con la que participó en un montaje que anunciaba una boda entre ambos.  Además, acusó a la cantante Malena Gracia de ejercer la prostitución, después de tener un romance con ella y asegurar en unas declaraciones para Telecinco que “follaba de cine”. También la tomó contra la periodista Mila Ximénez, a la que atacó tras unos rumores de relación entre ambos: “Mire usted, señora redactora, no me gustan las viejas, la gente con el culo un poco caído, las tetas también. Tengo buen gusto. Me puedo equivocar pero buen gusto tengo”.

Abogado de famosos de la talla de ‘La dulce Neus’, ‘El Dioni’ o Antonio David, editó la revista Dígame. Con colaboradores como Nuria Bermúdez o Paco Porras, atacaba al mundo de la política, con titulares como: ‘P.P. va de putas’, y con artículos que insinuaban que un anónimo ministro adoraba vestirse de criada y que le humillaran, o incluso que visitaban algún que otro burdel. El chiringuito se encargó de cerrarlo Malena Gracia, después de denunciar un vídeo que publicó Menéndez en el que se la acusaba de ejercer la prostitución.

Vendiéndose a los medios como víctima, aseguraba en unas declaraciones a El País este mismo año que si en vez de Argentina se hubiese ido a otro país como Chile o Perú, lo más probable es que hace mucho tiempo que estaría cumpliendo lo que él creía que era el deseo de Rubalcaba, meterle en prisión. A la condena de dos años por difundir el vídeo de contenido sexual  en el que se atentaba contra la intimidad de Pedro J. Ramírez, se le une la de diez años por defraudar cuatro millones de euros a Hacienda. Sentencias que, según el letrado, han prescrito, al vivir la mayoría de los años de su condena refugiado en Argentina. 

Comentarios