martes 2/3/21
Discurso de investudira

Rajoy subraya que dejarle gobernar no supone una renuncia del PSOE a sus principios

El presidente en funciones ha tenido un guiño para los partidos que en principio le auparán a la Moncloa. El candidato ‘popular’ ha querido reivindicar que la formación de un nuevo ejecutivo “no es renunciar a sus principios” en clara referencia al PSOE. También ha querido mostrar su agradecimiento a Ciudadanos y Coalición Canaria al garantizarles que cumplirá con los compromisos adquiridos

‘No hagas hoy lo que puedes dejar para mañana’. El famoso refrán dado la vuelta -que así es más español- describe a la perfección lo que ha sido la política a lo largo de estos más de 300 días de desgobierno. Por fortuna, o por desgracia, ya no había más mañanas. A falta de horas para la disolución de las cortes, un pacto de última hora ha vuelto a llevar al presidente del Gobierno en funciones al estrado para honrar a sus señorías con el discurso de investidura.

El mismo escenario. El mismo público pero con distinto trasfondo. La única diferencia entre el primer discurso que dio allá por agosto y este -a parte del tiempo dedicado a prepararlo y desarrollarlo- son los apoyos logrados. Ahora sí, el presidente en funciones, Mariano Rajoy, ha ido al Congreso con la mayoría suficiente para ser presidente de nuevo. Por ello, ha tenido palabras para PSOE, Ciudadanos y Coalición Canaria. En cuanto al primero, ha advertido que permitir que pueda formar un nuevo ejecutivo no supone forzar la voluntad de nadie ni tampoco "que nadie tenga que renunciar a sus principios". En cuanto a los segundos, ha ratificado ante ambos que cumplirá sus compromisos adquiridos.

El empleo, la economía o el gasto social de nuevo han sido los principales invitados en este nuevo discurso, que la única novedad ha sido por la fecha no por el contenido. En primer lugar, obviamente, el candidato ‘popular’ se ha presentado en el Congreso como la única alternativa para el Gobierno y la solución para España. Lo primero parece obvió tras conocer los resultados y la diferencia con el resto, lo segundo queda por demostrarse durante la legislatura.

El empleo. El empleo. De nuevo, el empleo. No ha habido otra palabra en el discurso de Rajoy que haya resonado más veces en el hemiciclo que dicha palabra. El gran baluarte de la política del Partido Popular. Rajoy se ha comprometido a crear medio millón de empleos en 2016, aunque hay que matizar que toma posesión en noviembre, el resto ha sido en funciones. Además, ha asegurado que el objetivo primordial de su política será que en España haya 20 millones de trabajadores al final de la legislatura, aunque se le ha olvidado mencionar las condiciones de los mismos.

"La inercia del trabajo bien hecho ha propiciado que España siga siendo el país que más crece entre las grandes economías desarrolladas", ha afirmado. Asimismo, el todavía presidente en funciones ha valorado que la Comisión Europea haya ayudado a flexibilizar la senda de consolidación fiscal para hacerla más compatible con el crecimiento económico y ha elogiado que las comunidades autónomas.

Pacto de Toledo

El Pacto de Toledo salió a relucir pronto y de forma importante en el discurso de Rajoy. Esto es sinónimos de dos características importantes en el nuevo mandato que aspira liderar el conservador.

Por un lado, la necesidad de pactos en un Parlamento en minoría. En el anterior discurso del presidente en funciones instó a las distintas formaciones políticas a alcanzar hasta siete grande pactos de Estado.

Por otro, la importancia de las pensiones. El déficit del sistema y las decisiones que implican lo convierten en uno de los puntos negros de la próxima legislatura. El coste político de todo ello es demasiado grande para que solo el PP se enfrente a ello, por ello considera que es necesario repartir culpas en las duras medidas que quedan por venir.

Pacto educativo en seis meses

Rajoy, ha invitado hoy a todos los grupos parlamentarios a abordar "en común" algunas materias que -ha dicho- "requieren imperiosamente un consenso de todos". El candidato del PP ha fijado en seis meses el plazo para que una subcomisión parlamentaria elabore un acuerdo consensuado con vistas a un pacto educativo, que también debe contar con la comunidad escolar.

"Se abre ante nosotros la oportunidad de lograr definitivamente un pacto nacional por la educación", ha enfatizado en el discurso en de investidura en el pleno del Congreso.

Por ello, ha invitado a los grupos parlamentarios a trabajar todos con "ánimo constructivo" a favor de un modelo "estable" que atienda las necesidades de cada uno de los alumnos, que garantice la igualdad de oportunidades, pero, sobre todo, que ponga el acento "en la eficacia y en la calidad".

Comentarios