martes 17/5/22

Momento "crítico y final" de los liberales para formar Gobierno con los laboralistas o los 'tories'

Clegg, que negocia con conservadores y laboristas para formar el nuevo Ejecutivo británico, dice que el diálogo está en una fase "final", mientras Cameron anuncia que es el momento de la decisión

Momento "crítico y final" de los liberales para formar Gobierno con los laboralistas o los 'tories'

El líder del Partido Liberal Demócrata, Nick Clegg, que negocia con conservadores y laboristas para ayudar a formar el nuevo Gobierno británico, afirmó hoy que el diálogo con los partidos ha llegado a una fase "crítica y final". En declaraciones a la prensa al salir de su casa en Londres, Clegg dijo que él está tan impaciente como todo el mundo para resolver la actual situación política, surgida tras los comicios del pasado jueves, en los que los "tories" sacaron el mayor número de escaños pero no los suficientes para gobernar en solitario.

"Mi partido se quedó hasta la madrugada otra vez conversando. Vamos a actuar, como siempre, de manera responsable. Vamos a actuar para aportar nuestro grano de arena y crear un buen Gobierno estable que los británicos se merecen", resaltó Clegg, que debe decidir con cual de los dos principales partidos formará coalición. "Y yo realmente espero -agregó- que pueda hacer un anuncio para aclararlo todo y explicarle a la gente lo antes posible lo que pensamos".

Antes, el líder conservador David Cameron dijo que ha llegado el "momento de la decisión" sobre la formación del nuevo Gobierno. "Ahora, creo, es el momento de la decisión, momento de decisión para los liberaldemócratas, y yo espero que tomen la decisión correcta de dar a este país un Gobierno fuerte, estable que realmente lo necesita y lo necesita rápidamente", agregó.

El lunes el actual jefe de Gobierno en funciones, el laborista Gordon Brown, se declaró dispuesto a eliminarse como obstáculo para una eventual "alianza progresista" con los liberaldemócratas y anunció que se retiraría de aquí al próximo congreso de su partido en septiembre para dejar paso a un sucesor.

"El grupo parlamentario dio el visto bueno a la estrategia planteada por Nick Clegg y estuvo de acuerdo en que las negociaciones deben terminar con rapidez para facilitar un Gobierno estable y duradero", añadió el portavoz. La estabilidad económica, un plan creíble de reducción fiscal y la reforma política, exigencia central de los liberales demócratas durante la campaña electoral, "tienen que estar en el centro de cualquier acuerdo que se cierre", según concluyó Laws.

La decisión de los liberaldemócratas de abrir un nuevo frente de negociación con los laboristas del primer ministro Gordon Brown prolongará previsiblemente unos días más el proceso para tener un nuevo Ejecutivo después de que las elecciones del pasado día 6 produjeran un Parlamento sin mayoría por primera vez desde 1974.

La falta de costumbre de este interregno causa incertidumbre y ansiedad en la política, la economía y el periodismo de este país, que urgieron en las últimas horas al partido de Clegg aclarar cuanto antes el panorama, sobre todo para tranquilizar a los mercados. Liberaldemócratas y conservadores mantenían contactos desde el viernes en busca de un acuerdo, pero el inesperado anuncio el lunes de Brown de que renunciará como líder del laborismo para facilitar un acuerdo con el partido de Clegg cambió la situación por completo.

Brown hizo una declaración oficial ante el 10 de Downing Street para declarar que renunciará como líder del Partido Laborista y ofrecer a los liberaldemócratas un "Gobierno progresista" que ponga en marcha la reforma electoral anhelada por el partido de Clegg. Esta decisión derivó en la puesta en marcha inmediata en la noche del lunes de "negociaciones formales" entre delegaciones del Partido Laborista y del Partido Liberal Demócrata para tratar de encontrar puntos en común que les permitan desbloquear la situación.

Los escaños logrados por los laboristas y liberales demócratas juntos suman 315 (258 los primeros y 57 los segundos), que les dejan a 11 diputados de la mayoría absoluta, por lo que necesitarían del apoyo de los nacionalistas escoceses, galeses y norirlandeses.

Los "tories" lograron 306 diputados, por lo que una coalición con los liberales demócratas les situarían 37 escaños por encima de la mayoría absoluta que garantizaría una legislatura estable.

Momento "crítico y final" de los liberales para formar Gobierno con los laboralistas o...