martes 20/10/20
Día Internacional de la niña

De la inocencia robada

En África, 101 millones de niñas mayores de 10 años han sido sometidas a mutilación. En España, 17.000 están en riesgo. 

Dia-Internacional-de-la-Nina--2
Inocencia robada

Cada dos segundos una niña es forzada a casarse. Una de cada cinco niñas en el mundo sufre abusos sexuales antes de tener 15 años. Más de 140 millones de niñas y mujeres han sufrido mutilación genital. Y el 27% de los países del mundo tienen legislaciones sexistas. Yasmeen Hassan, directora ejecutiva mundial de Equality Now, con el motivo del día Internacional de la niña, ha viajado a España para sensibilizar sobre la situación de vulnerabilidad de estas en la sociedad.

Detrás de esta ONG, que actúa en catorce países de África, cuatro de América y Asia, seis en Oriente medio y dos en Europa, se encuentra un grupo de abogados y activistas. Sus principales áreas de trabajo son la lucha contra la mutilación genital femenina, la trata y la explotación sexual, contra la violencia sexual y la búsqueda de la justicia global para las niñas de todo el mundo.

La mutilación genital femenina, Dukreh

En España 17.000 niñas están en riesgo de mutilación genital, según detalla un informe la Universidad Autónoma de Barcelona. En el mundo, esta lacra afecta a 3 millones de niñas al año. Se considera una practica cultural que la gente lo practica basándose en cuestiones religiosas y la practican en niñas desde su nacimiento hasta los 15 años. Aseguran que su motivo es “mantener a las niñas puras, vírgenes preparadas para el matrimonio”. Se practica en muchos países africanos, Asia, India y también se está empezando a ver en países europeos con las poblaciones inmigrantes. Los efectos secundarios de estas mutilación supone un daño extremo en las niñas. Además de negarle la sexualidad, les produce complicaciones durante el parto y el riesgo de infecciones que puede desencadenar la muerte.

A Dukreh la mutilaron cuando solo tenia una semana de vida. Es la hija de un imán muy poderoso en Gambia. Cuando Dukreh tenía 15 años le concertaron un matrimonio con un hombre de EEUU y fue entonces cuando se dio cuenta de lo que le habían hecho. No podía consumar el matrimonio y tuvo que pasar por unos dolores y torturas tremendas, hasta el punto de tener que someterse a cirugía. Equality Now la conoció a los 15 años tras un intento de suicido, según cuenta Hassen. Decidió convertirse en una activista contra esta práctica y hoy trabaja con niñas de comunidades inmigrantes africanas en EEUU y ha conseguido modificar la legislación sobre la mutilación genital femenina tanto en Gambia como en EEUU. Es considerada a día de hoy una de las cien personas más influyentes del mundo según el New York Times.

Igualdad ante la Ley, Mina

Equality Now trabaja para que la legislación trate por igual tanto a hombres como a mujeres. Normalmente la discriminación se observa en 4 áreas diferentes: el matrimonio, el estatus económico, el estatus personal y la violencia contra las mujeres. En 81 países de todo el mundo hay legislaciones que discriminan a las mujeres que han sido víctimas de una violación. Leyes que permiten dejar libre de pena a un violador si este accede a casarse con la niña violada, violaciones dentro del matrimonio que no son consideradas como tales al estar casados y leyes que exigen testimonios de hombres para poder incriminar a otros hombres de violación porque si es una mujer la que testifica no tiene ningún valor.

Imaginen que van a la policia para denunciar el hecho de ser violadas y la obligan a casarse con su violador. Esto es lo que sucedió en Marruecos a Mina, una niña que sufrió esta legislación y que antes de acatarla optó por el suicidio tomando veneno para ratas. “Para Mina llegamos tarde, pero desde la organización hablamos con grupos marroquíes para que esto cambie. Lo que es realmente importante para nosotros es conectar estas historias de niñas y mujeres intentando crear conciencia” explica Hassen.

Violencia sexual, Makeda 

En ningún caso de violencia sexual tratan a las niñas de forma justa ante la ley. Si son capaces de denunciar su caso, lo cual resulta muy traumático para la niña que ha sido violada, se encuentran con un proceso jurídico en el que son ellas las que tienen que probar su inocencia. Además de unos juicios que se retrasan y alargan durante años, lo cual supone un daño extra a la víctima que año tras año siguen hablando del mismo tema sin poder salir de él.

Este es el caso de Makeda, una niña de 13 años que fue víctima del conocido ‘secuestro de la novia’ en Etiopía. Una práctica en la que los grupos secuestraban y violaban a las niñas de forma repetida debido al vacío legal que deja en libertad al hombre. A Makeda la raptaron en dos ocasiones en las que logró escapar y llevó a sus secuestradores ante los tribunales. La primera vez quedaron libres después de pagar una fianza y en la segunda, ante una apelación, el fiscal dictaminó que “la joven no pudo ser violada porque no le parecía virgen, y nadie quiere violar a nadie que no sea virgen”.

La joven ha estado trabajando junto a Equality para conseguir justicia. Finalmente este año la comisión africana ha dado una sentencia a favor de Makeda y esto comenzó cuando la joven tenia 13 años, ahora tiene 28 y ha pasado mas de la mitad de su vida luchando en su caso.

La trata, Ruth

Entre el 95% y 98% de las víctimas de comercio sexual son mujeres y niñas y las mayoría entran en la trata para ser explotadas sexualmente.

Una niña que ha logrado inflluir en los cambios legislativos es Ruth,una chica de New York y que con 12 años la violó el novio de su madre. La madre no la creía cuando se lo contó, ella se marcho de casa y la recogió un ‘chulo’, un proxeneta que lo que hizo fue aprovecharse de su situación de vulnerabilidad. Le hacía venderse múltiples veces al día. Además, la introdujo en las drogas. Cuando la ONG la conoció estaba en una especie de refugio e inicialmente se dieron cuenta que las niñas en ese estado no pueden ni hablar debido a lo dañina que es la experiencia para ellas.

Ruth hizo grandes logros al participar en sesiones de terapia. Hoy en día es una conocida poetisa que redacta poemas sobre su experiencia que tanto la ha marcado. Hace dos años testificó ante la cámara legislativa de Nueva York para conseguir cambios en la legislación de esta ciudad. Hasta entonces estas víctimas eran encarceladas por ser delincuentes que se dedican a la prostitución.

En todas estas historias es reconocer que las niñas se convierten en agentes de cambio. "Cuando tienen al fin el valor de trabajar con nosotros le damos todo nuestro apoyo para que puedan llegar a producir cambios en la sociedad" explica Yasmeen. 

Comentarios