sábado 22.02.2020

El exministro de Justicia libio anuncia que se formará un gobierno opositor

Un miembro del gobierno provisional de Bangasi aseguró que las fuerzas leales a Gadafi dominan sólo el 15% del país

El exministro de Justicia libio anuncia que se formará un gobierno opositor
El exministro de Justicia libio anuncia que se formará un gobierno opositor

El exministro de Justicia libio Mustafa Abdulyalil anunció este sábado que la oposición formará un gobierno de unidad nacional integrado por civiles y militares y dijo que se pretende que se celebren elecciones democráticas en tres meses.

Abdulyalil, que renunció a su cargo esta semana en protesta por la represión violenta de las manifestaciones contra el régimen de Muamar el Gadafi, dijo a la cadena qatarí de televisión Al Yazira que ese gobierno tendrá "un marco democrático".

En una conexión por videoconferencia con Al Yazira desde la ciudad oriental libia de Al Beida, controlada por la oposición, el exministro dijo que ese gabinete que será constituido "respetará todos los acuerdos internacionales".

Agregó que, con vistas a la formación de ese gabinete temporal, se mantiene contactos con personalidades políticas del oeste del país, que no identificó.

El tercio oriental de Libia está controlado por fuerzas de la oposición, mientras Gadafi se aferra en el poder en Trípoli, aunque algunas localidades situadas al oeste de la capital también han caído bajo control opositor.

El exministro de Justicia añadió que, después de ese gobierno de transición que se pretende formar, "que representará a todos los rincones del país", habrá nuevas autoridades libias que serán elegidas "en comicios transparentes".

"No olvidaremos la sangre de los mártires. El pueblo ha conocido la verdad y los planes de Gadafi, que ha matado a gente y ha torturado a libios sólo por plantear ideas al régimen", añadió Abdlyalil.

Al Yazira consultó sobre este asunto al dirigente opositor Ali Taher y dijo que la idea de ese gabinete es "no dejar a Libia en un vacío político" y crear un gobierno "que sea reconocido internacionalmente".

Varios altos cargos civiles y militares, así como decenas de embajadores y diplomáticos han renunciado a sus puestos en protesta por la represión violenta de las manifestaciones que estallaron el pasado 16 de febrero en el país magrebí.

Gadafi sólo controla el 15% del país

Fathi Tarbul, miembro del gobierno provisional de Bangasi, la segunda ciudad del país, aseguró este sábado en una rueda de prensa que "Gadafi tiene bajo control un 15 por ciento" del país.

"Gadafi está viviendo los últimos momentos y esperamos el final de su régimen en los próximos días", dijo Tarbul, un abogado de 39 años, cuya detención el pasado 15 de febrero se convirtió en la chispa que encendió el levantamiento que se ha impuesto en el tercio este del país y en varias localidades del oeste y el sur.

Por su parte, el jefe de las fuerzas armadas de la zona este, el general de brigada Abdul Nafa Musa, se mostró convencido de que "la gente liberará Trípoli", así como que todos los oficiales de la parte oriental del país están ya contra el régimen.

Asimismo, instó al resto de oficiales del país a "marchar hacia Trípoli" y sublevarse contra el régimen de Muamar el Gadafi. Sin embargo, descartó, "por el momento", que los sublevados en la "zona liberada" emprendan "una acción militar hacia la capital".

"La misión actual de las fuerzas especiales es proteger a la gente de Bengasi y de otras ciudades", afirmó Musa en una conferencia de prensa en el principal cuartel militar de la segunda ciudad libia, en poder de los rebeldes desde hace días.

El militar dijo que todavía desconocen con precisión el número de unidades de las que disponen en la zona oriental del país y que están intentando contabilizarlas.

"Actualmente no tenemos ningún plan de dirigirnos a Trípoli, ahora estamos reclutando nuestras fuerzas y preparándolas", señaló ante los periodistas.

Musa añadió que están "esperando la liberación" de la capital por parte de los ciudadanos y las fuerzas que se han sublevado contra Gadafi.

En este sentido, Tarbul considera que ya no se puede hablar del Ejército de Gadafi, ya que "la idea es que no tiene Ejército", sino fuerzas paramilitares fieles y mercenarios.

Además, comentó que la decisión de lanzar o no un ataque militar contra Trípoli, algo que en un principio también descartó, es una decisión que deben tomar los consejos de la revolución y no las Fuerzas Armadas.

Según varios miembros de los comités populares, los manifestantes controlan no sólo el este del país, sino varias ciudades del oeste como Zauiya o Mesrata y del sur como Al Kufra, cercana a Sudán.

Dificultad de las comunicaciones

Sin embargo, al igual que Fathi Tarbul, confiesan que la información es escasa por la dificultad de las comunicaciones y subrayan que en la localidad de Sirte, lugar de nacimiento de Gadafi y situada entre Bengasi y Trípoli "aún no ha empezado la revolución".

Las llamadas dentro del país son complicadas, no se puede llamar al extranjero e internet está cortado, desde el comienzo de las movilizaciones.

La revolución del 17 de febrero tuvo su origen más inmediato en la detención dos días antes de Tarbul, abogado defensor de las familias de los alrededor de 1.200 presos que en 1996 fueron supuestamente asesinados por fuerzas de seguridad del régimen en la cárcel de Abu Salim.

Tras ser detenido "la noticia se extendió y las familias de algunas de las víctimas decidieron manifestarse" para pedir su liberación, dijo el activista libio ante un grupo de periodistas.

A pesar de que a las tres de la madrugada del día 16 fue liberado, las protestas continuaron, y para el día 17 se convocó una manifestación de protesta en la plaza de los Juzgados, en el centro de Bengasi, esta vez no para pedir su puesta en libertad, sino para exigir reformas políticas.

Ese día acabaría dando nombre a lo que ya se conoce como "la Revolución del 17 de febrero".

"El día 15 empezó, se extendió primero por Bengasi y creció poco a poco hasta llegar a este hermoso momento", dijo Tarbul que espera la democratización del país una vez que Trípoli sea tomada por "los revolucionarios".