domingo 23.02.2020
BRUTAL AGRESIóN EN UN AUTOBÚS

Los recortes de Botella dejaron sin vigilancia los 'búhos' de la ciudad

La Policía Municipal vigilaba los autobuses de la EMT a través de dos vías: por un lado, una patrulla supervisaba las líneas más conflictivas. Por otro lado, otras patrullas se situaban en las cabeceras de las líneas para acudir ante alguna contingencia

La exalcaldesa de Madrid, Ana Botella.
La exalcaldesa de Madrid, Ana Botella.

La brutal agresión sufrida por un conductor de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) ha vuelto a poner en el foco la necesidad de más seguridad en el servicio que ofrecen. La Policia Municipal de Madrid ya vigilaba las líneas más conflictivas, hasta que los recortes originados por el Plan de Viabilidad de Ana Botella acabaron con este servicio.

La Policía Municipal vigilaba a través de dos vías: por un lado, una patrulla supervisaba las líneas más conflictivas. Por otro lado, otras patrullas se situaban en las cabeceras de las líneas para ofrecer servicio ante alguna contingencia.

“Existía una unidad que estaba en la cabecera de los 'búhos”, explica un agente a EstrellaDigital.es. “Incluso instruíamos las diligencias nosotros mismos sobre las agresiones o actos violentas”, concluye el policía. El servicio dejó de darse alrededor de 2012, el mismo año que Ana botella puso en marcha su nuevo plan de ajuste.

La presencia de los agentes en aquel servicio producía la necesidad de pagar horas extras, que después eran sufragadas por el Ayuntamiento. El plan de la exalcaldesa contemplaba la supresión de las horas extras de los funcionarios. El proceso de reestructuración de las cuentas del consistorio tenía como objetivo ahorrar 160 millones en 2012 y más de 390 millones en 2013.

Los choques entre Botella y la Policía Municipal fueron varios a lo largo de su legislatura. Los agentes municipales denunciaron a la conservadora porque a lo largo de 2014 no se pagaron las horas extras. También mostraron su descontento por el bajo número de plazas que ofertó Botella durante sus años en el consistorio, que se tradujeron en un número limitado de agentes para ofrecer el servicio.

Medidas de seguridad en los autobuses

Según ha informado la propia EMT, sus 1.900 autobuses están dotados de "fuertes medidas de seguridad", para proteger tanto a los viajeros, como al personal de servicio. Toda la flota cuenta con cámaras de seguridad conectadas al centro de control de la empresa, con vigilancia 24 horas, 365 días al año.

Añadido al sistema de videovigilancia, los conductores tienen a su disposición un dispositivo de seguridad conectado al mismo centro de control, y conexión permanente con las oficinas centrales vía radio, donde hay un inspector de seguridad, que a su vez es apoyado por varios inspectores en calle.

Un atacante identificado

Uno de los cinco agresores del conductor ha sido identificado gracias a su DNI, hallado en el interior del autobús donde se produjeron los hechos. Así lo ha asegurado este viernes el director gerente de la EMT, Álvaro Fernández Heredia, quien ha señalado que el resto de los agresores está siendo identificado gracias al circuito cerrado  de televisión instalado en el vehículo. "Las imágenes de las cámaras de seguridad han pasado a la Policía Nacional para su análisis", ha puntualizado.

Comentarios