sábado 14.12.2019
RECOGIDA DE FIRMAS

El ascensor que cambiaría la vida de Ángela

Esta estudiante de Nutrición en la Universidad Complutense tiene un 69% de discapacidad y está obligada a realizar rutas alternativas que dificultan y alargan su día a día. La parada de Metro más cercana a su casa, en el barrio de Moratalaz, no cuenta con las adaptaciones necesarias

Ángela Vidal, estudiante de Nutrición Humana y Dietética en la Universidad Complutense de Madrid.
Ángela Vidal, estudiante de Nutrición Humana y Dietética en la Universidad Complutense de Madrid.

Ángela podría tardar media hora en llegar a la Universidad Complutense, como cualquier estudiante del barrio madrileño de Moratalaz, sin embargo, su trayecto diario dura más de una hora porque para ella el Metro no es accesible. Tiene un 69% de discapacidad, se desplaza en silla de ruedas y la instalación de un simple ascensor cambiaría su vida por completo. Lleva más de cuatro años luchando para conseguir las adaptaciones que necesita en la parada de Metro de Artilleros, la más cercana a su casa, para así evitar rutas alternativas que "dificultan" y "alargan" su día a día. “Podría coger el metro en Artilleros pero como no tiene ascensor tengo que coger un autobús para desplazarme hasta Sáenz de Baranda. Es la única línea de bus y tardo media hora en llegar a esa parada”, explica Ángela a este diario. Afirma también que la Administración ignora sus demandas.

Desde la parada de Artilleros el trayecto hasta Ciudad Universitaria, donde se encuentra la facultad donde estudia Ángela, es sencillo y solo hay un transbordo. Pero esta estudiante de Nutrición Humana y Dietética de 25 años está obligada a utilizar dos transportes públicos que duplica el tiempo de recorrido. Para conseguir su objetivo ha iniciado una recogida de firmas a través de la plataforma Change.org. En su petición explica la odisea que sufre a diario para acudir a la facultad. “Mi motivo para hacer esta petición es que tengo un 69% de discapacidad y estudio en Ciudad Universitaria, en el otro extremo de Madrid. Llevo cuatro años yendo y cada vez me resulta más difícil. Este es un barrio que carece de metro accesible sin barreras en las tres estaciones que rodean este barrio. Como yo, multitud de personas con problemas de movilidad se ven a diario en esta situación”, explica la estudiante en su petición dirigida al Consorcio Regional de Transportes.

Ángela afirma que ha intentado ponerse en contacto con la Administración para transmitir su problema y reclamar una solución, pero asegura que no obtiene respuestas claras. Por eso decidió lanzar la recogida de firmas a través de la red. “He escrito muchas veces a Metro de Madrid, pero siempre me responden lo mismo. Dicen que lo están mirando y que lo van a contemplar, pero no me dan soluciones. Me dijeron también que si conseguía más firmas me podrían ayudar. En definitiva, creo que se lavan las manos”, lamenta Ángela que confiesa también que con la recogida de firmas no ha obtenido los resultados que esperaba. “Llevo ocho meses con esto y aunque quiero conseguir más firmas lo veo complicado. No tengo demasiadas esperanzas”, añade la joven.

Aún así, Ángela sí cuenta con el apoyo del proyecto Big Dream. “Hemos llamado al Consorcio Regional de Transportes, al Ayuntamiento de Madrid y a la Comunidad de Madrid, queremos ayudar a Ángela a que consiga las firmas”, asegura a este diario Emmanuel Valerio, portavoz del proyecto. Según explica Big Dream, su objetivo es “dar un enfoque revolucionario” al mundo de la publicidad. “Es una factoría de talento para formar a jóvenes. Realizamos proyectos, preferiblemente sociales. Queremos compensar a gente que no puede alcanzar sus objetivos por si mismos”, aclara Valeiro.

Big Dream dice que hará “todo lo posible” para que Ángela consiga el ascensor. “Vamos a mover este caso por las redes sociales. Este fin de semana vamos a grabar un vídeo para apoyarla y vamos a buscar financiación para agilizar los trámites para conseguirlo”, añade Valerio. “Ángela está muy desanimada porque hay que hacer muchas gestiones pero nosotros vamos a intentar ayudarla para que logre su meta”, apunta. El portavoz de Big Dream confirma que, a través de su proyecto, pondrán en marcha un sistema de crowdfunding –sistema de cooperación colectiva para conseguir recursos- para obtener financiación para así agilizar los trámites necesarios para lograr la instalación del ascensor.

Comentarios