domingo 12.07.2020

España urge el fin del bloqueo de la producción de petróleo en Libia

El Gobierno ha expresado este martes su "gran preocupación" por el deterioro de la situación económica en Libia y ha hecho un llamamiento urgente al fin del bloqueo de la producción de petróleo, un recurso que, ha defendido, "pertenece al conjunto del pueblo libio"

España urge el fin del bloqueo de la producción de petróleo en Libia

En un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores, el Ejecutivo subraya la necesidad de garantizar el correcto funcionamiento de las instalaciones petroleras y la unidad de gestión a cargo de la Compañía Nacional de Petróleo libia (NOC), bajo la autoridad del Gobierno de Acuerdo Nacional.

Advierte de que el deterioro de la situación económica del país agrava la situación de su población, inmersa en un largo conflicto, por lo que exhorta a los dirigentes libios a reforzar las instituciones económicas.

El Gobierno reitera en la nota su compromiso con la estabilidad, soberanía, unidad e integridad territorial de Libia y su apoyo a los esfuerzos de Naciones Unidas en la búsqueda de una solución política a la crisis.

La Compañía Nacional de Petróleo libia denunció el viernes la presencia de mercenarios, principalmente rusos, en el yacimiento petrolero de Al Sharara, situado en el suroeste del país y esencial para el abastecimiento de Trípoli y la financiación del Gobierno de Acuerdo Nacional sostenido por la ONU en la capital.

En un comunicado difundido a través de las redes sociales, la NOC acusó a estos soldados de fortuna rusos y de otras nacionalidades, a los que se vincula con las fuerzas bajo el mando del mariscal Jalifa Hafter, tutor del Ejecutivo no reconocido internacionalmente en el este de Libia y hombre fuerte del país, de maniobrar para impedir que la industria petrolera libia se recupere.

La presencia de mercenarios extranjeros se ha multiplicado en los últimos meses en Libia, convirtiendo el conflicto fratricida en curso desde 2015 en una guerra multinacional totalmente privatizada, librada por milicias locales y Compañías Privadas de Seguridad Militar (PSMC) procedentes de países como Francia, el Reino Unido, Rusia, Turquía, Sudán, Siria y Cha. 

Comentarios