lunes 6/12/21

Un enfermero de Texas culpable de matar pacientes inyectándoles aire

Durante el juicio, Jacob Putman, fiscal de distrito del condado de Smith en Texas, declaró que "resulta que un hospital es el lugar perfecto para que un asesino en serie se esconda"

culpable asesinato Texas (1)

Un enfermero de Texas ha sido declarado culpable del asesinato de cuatro pacientes que murieron después de que les inyectara aire después de una cirugía cardíaca.

William Davis, de 37 años, se le acusa de homicidio capital por un jurado y ahora podría enfrentar la pena de muerte.

El hospital Christus Mother Frances, donde se produjeron las muertes, declaró que esperaba que "el veredicto del jurado ayudase a cerrar un poco a las familias de los fallecidos".

Los hombres, de entre 47 y 74 años, experimentaron "síntomas similares a convulsiones" y murieron de daño cerebral fatal después de que se inyectara aire en sus vías arteriales.

El tribunal escuchó que los cuatro hombres asesinados por el Sr. Davis inicialmente se estaban recuperando bien de sus operaciones y que los médicos no sabían cómo sus condiciones se habían deteriorado tan rápidamente.

Las autoridades dijeron que fue solo una vez que los médicos comprobaron las tomografías computarizadas que mostraron aire en el cerebro de los pacientes que se dieron cuenta de que algo andaba mal.

El Dr. William Yarbrough, un neumólogo con sede en Dallas, confirmó al jurado que nunca había observado un caso así en sus décadas en la medicina.

Durante el juicio, se reprodujeron imágenes de las cámaras de seguridad de Davis entrando en la habitación de uno de los pacientes, cuya alarma del monitor cardíaco sonó solo tres minutos después. Más tarde murió a causa de la inyección.

El abogado de Davis, Philip Hayes, afirmó durante el juicio que no había pruebas de que los hombres hubieran muerto por la acción de su defendido y sugirió que Davis estaba siendo convertido en el chivo expiatorio de un hospital con serios problemas de procedimientos.

Durante el juicio, Jacob Putman, fiscal de distrito del condado de Smith en Texas, declaró que "resulta que un hospital es el lugar perfecto para que un asesino en serie se esconda".

Los fiscales ahora intentarán que le condenen a la pena de muerte para Davis, quien, según ellos, "disfrutó" llevando a cabo los asesinatos y "le gustaba matar gente".

Davis permanecerá bajo custodia en la cárcel del condado de Smith con una fianza de  8.75 millones de dólares.

Comentarios