Lunes 10.12.2018
La salida de la UE viola el acuerdo de paz

El Brexit amenaza con resucitar el terrorismo en Irlanda de Norte tras 20 años de paz

No sería descabellado que el IRA volviera a cometer atentados, aunque no con la misma virulencia que en los 90, sino de pequeña intensidad contra infraestructuras del Estado. 

Pintada a favor del IRA
Pintada a favor del IRA

Tanto los servicios de inteligencia británicos como su policía están preocupados. Con la el Brexit más cerca que nunca y el ascenso del Sinn Féin en los últimos comicios, la amenaza de un retorno del IRA está más presente que nunca.  Los Acuerdos de Viernes Santo, con los que se puso fin a más de 40 años de violencia, se basaba, en gran medida, en que tanto Irlanda y el Reino Unido formaban parte de la Unión Europea.

La aparición de nuevas infraestructuras fronterizas que limiten la libre circulación en Irlanda amenaza con reavivar el enfrentamiento entre los protestantes unionistas que quieren seguir en Reino Unido y los católicos partidarios de la unificación con Irlanda. Para evitarlo, Bruselas para evitar estos posibles problemas es un estatus especial postbrexit para Irlanda del Norte. Belfast sí se quedaría en la unión aduanera. No obstante, el Reino Unido sostiene que esta solución pone en riesgo la integridad territorial británica y su soberanía. Además, los puntos de control en la frontera terrestre podrían convertirse en objetivo de ataques terroristas, según la policía. En una situación de máxima tensión, comentan fuentes de inteligencia, no sería descabellado que el IRA volviera a cometer atentados, aunque no con la misma virulencia que en los 90, sino de pequeña intensidad contra infraestructuras del Estado. Estas mismas fuentes alertan de que, precisamente, en los últimos meses se ha producido un incremento de mensajes en foros y redes sociales de simpatizantes del grupo terrorista que plantean una vuelta a las armas.

También Enda Kenny, el ex primer ministro irlandés, ha apoyado en numerosas ocasiones públicamente la tesis de que el Brexit podría poner en peligro la estabilidad del proceso de paz en Irlanda del Norte, ya que supondría, de hecho, la imposición de una frontera "dura" entre los dos países. Esto, reavivaría la tensión en la zona norte de la isla: los llamamientos a la insurgencia si esta frontera llegara a materializarse ya corren como la pólvora entre los radicales irlandeses.

El principal riesgo, explican estas fuentes, viene de los jóvenes nacionalistas que han visto cómo los líderes se acomodaban y no continuaban luchando, tras los acuerdos de paz, por unos derechos que, para estos radicales, son irrenunciables. La propia policía británica ha denunciado que "individuos del IRA siguen involucrados en actividades criminales, como contrabando a gran escala, y en incidentes violentos aislados, incluidos asesinatos". Algo que complica, todavía más, la frágil estabilidad en Irlanda del Norte.

Pero no solo las fronteras hacen tambalearse a los Acuerdos de Viernes Santo. La pertenencia a la UE de los ciudadanos que viven en Irlanda del Norte si Reino Unido optara por el Brexit es una cuestión que preocupa, y mucho, a los irlandeses.Voces reconocidas dentro del nacionalismo irlandés más radical exigen que se mantenga la una posición especial de la zona en el Reino Unido, según figura en los Acuerdos de Viernes Santo, pero que, a la vez, se promuevan acuerdos especiales a nivel de la UE, para mantener los derechos de ciudadanía de Irlanda del Norte de la UE. "El Gobierno irlandés tiene voz en relación con el futuro de Irlanda del Norte y debe figurar en las negociaciones de la UE con el Reino Unido", reza la cláusula del Acuerdo que invocan para exigir que Irlanda tenga un voto decisivo en el Brexit. Si no, advierten, tendrán que asumir las consecuencias.

Los más moderados dentro de estos movimientos radicales, proponen que si alguien está viviendo en Irlanda del Norte, pero llevando un pasaporte irlandés, debería seguir disfrutando en ese territorio de los beneficios de la adhesión a la UE, aunque el Reino Unido se haya retirado. Algo difícil de conseguir, reconocen los propios servicios de inteligencia que aseguran que en caso de producirse esta salida se extremarían las medidas de prevención terrorista.

También la cuestión económica juega un papel fundamental en este conflicto. La UE ha desempeñado un rol activo en la facilitación del proceso de paz promoviendo un programa diseñado para apoyar la reconciliación en la región fronteriza. Paz IV ha destinado unos 269 millones de euros para este fin hasta 2020, una cantidad que estaría en riesgo en caso de que Reino Unido decidiera abandonar la UE.

Por otro lado, el Brexit también privaría a los gobiernos británico e irlandés de un lugar neutral de conversación, como es el Consejo Europeo, cuyas reuniones se han aprovechado para mejorar las relaciones anglo-irlandesas y discutir sobre Irlanda del Norte. Además, la Unión Europea ha permitido diluir el concepto de soberanía en Irlanda, especialmente a lo referido en cuanto a la reclamación de los seis condados que comprenden Irlanda del Norte.