martes 07.04.2020

Berlín descubre al público un túnel de huida bajo el muro

Un pequeño tramo de una de estas galerías subterráneas, que comenzó a construirse en otoño de 1970 pero nueve semanas más tarde fue descubierto y destruido por las autoridades germano-orientales, puede contemplarse a partir de hoy desde dos "ventanas arqueológicas"
Se hizo un túnel paralelo por el que los visitantes pueden observar a través de unas ventanas el pasadizo por el que pretendían huir 17 personas
Se hizo un túnel paralelo por el que los visitantes pueden observar a través de unas ventanas el pasadizo por el que pretendían huir 17 personas

La calle Bernauer Strasse simboliza como pocos lugares la división alemana, al haber quedado partida por el muro de Berlín y concentrar en una distancia de solo 350 metros 7 túneles en los que residentes del sector occidental trataron de abrir un camino hacia la libertad a sus conciudadanos orientales. Un túnel de esos puede ser visto por el público.

El pequeño tramo de estas galerías, que comenzó a construirse en otoño de 1970 pero nueve semanas más tarde fue descubierto y destruido por las autoridades germano-orientales, puede contemplarse desde dos ventanas arqueológicas desde otro túnel, este para visitantes, cavado en los últimos dos años.

Los restos de este túnel hablan en primer lugar de aquellas personas que voluntariamente ayudaron a otras a acceder a una vida en libertad, pero también del deseo de libertad de los que estaban del otro lado, subrayó Axel Klausmeier, director de la Fundación Muro de Berlín.

Las personas que ayudaban desde el sector occidental a abrir vías de huida fueron importantes representantes de un movimiento de resistencia contra el régimen del Partido Socialista Unificado (SED, por sus siglas en alemán), fraguado desde el oeste, subrayó Klausmeier durante la inauguración del túnel para visitantes.

Con la construcción del muro, el 13 de agosto de 1961, el deseo de libertad se hizo mayor y la gente buscó nuevas vías para salir, señaló.

Recordó que en el caso del túnel cuyos restos quedaron abiertos hoy a la vista del público gracias al trabajo de la asociación Berliner Unterwelten -Subsuelos Berlineses-, las 17 personas que pretendían huir a través de él fueron detenidas y encarceladas por las autoridades germano-orientales.

Aquí, bajo la Bernauer Strasse queda reflejada esta constante lucha por la libertad, dijo por su parte el alcalde-gobernador de Berlín, Michael Müller.

                      A través de unas ventanas los visitantes pueden observar el túnel cavado para pasar el muro 

 

Lucha bajo tierra por la libertad

Recordó que la Bernauer Strasse simboliza la construcción del muro, el sufrimiento que sobrevino a muchas personas, las familias que fueron separadas y las cerca de 140 víctimas de la llamada Franja de la Muerte.

Es impresionante cómo la lucha por la paz y la libertad se libró también bajo tierra, afirmó el alcalde, quien recordó que de los 11 proyectos de túnel para cruzar el muro por debajo de la Bernauer Strasse, al menos 3 acabaron en éxito.

Entre ellos figuran el conocido como túnel 29, a través del cual entre el 14 y el 15 de septiembre de 1962 lograron huir a Berlín Oeste 29 ciudadanos germano-orientales; el túnel 57, por el que 57 personas lograron alcanzar entre el 3 y el 4 de octubre de 1964 territorio occidental.

Todos los que ayudaron desde el sector occidental a cavar literalmente a mano esos túneles de huida habían logrado a su vez escapar y tenían amigos y familiares al otro lado que también querían abandonar ese Estado de mierda, contó Ulrich Pfeifer, quien participó en la construcción de la galería cuyos restos fueron presentados hoy.

Como ingeniero civil, Pfeifer se encargó de hacer las mediciones de los túneles , también en el construido entre 1970 y 1971 por iniciativa de Hasso Herschel, conocido por haber facilitado con éxito la huida a alrededor de 1.000 germano-orientales.

                                  Las personas que cavaron el túnel fueron detenidas

 

Una rampa inclinada

Este túnel no bajaba primero verticalmente como los demás, sino por una rampa inclinada, cuyo final estaba a unos seis o siete metros por debajo del sótano y, a partir de ahí, el túnel transcurría horizontalmente en dirección a la calle Brunnenstrasse, precisó Pfeifer, quien por su parte logró huir de Berlín Este a través de la canalización en septiembre de 1961.

Su amigo Herschel, a su vez, logró salir del sector oriental con un pasaporte suizo a través del paso fronterizo de Checkpoint Charlie.

“Éramos impotentes ante ese muro, pero no nos resignábamos, y de ahí surgió la motivación para cavar bajo tierra, dijo Pfeifer.

Mientras lograban construir un túnel, el sentimiento era de felicidad y satisfacción, cuando salía mal se deprimían enormemente y se sentían enojados, recordó.

El túnel para visitantes, que se cruza con la galería original de 1970, está situado en el histórico edificio de la antigua fábrica cervecera Oswald-Berliner-Brauerei, en la Brunnenstrasse 143.

En la construcción del túnel, de 30 metros de largo, 2,05 de altura y a 7,5 de profundidad, Berliner Unterwelten ha invertido más de 300.000 euros.

Según esta asociación, las excavaciones se realizaron en gran medida de manera auténtica, cavando efectivamente con las manos y renunciando a equipos de alta tecnología.

loading...
Comentarios