jueves 20.02.2020
VARIAS DESPEDIDAS

Madrid y Barça ultiman la ‘operación salida’

Los grandes tienen overbooking en sus plantillas y no descartan ventas sonadas en la fase crucial del mercado de fichajes

Lucas Silva y Pedro tienen difícil acomodo
Lucas Silva y Pedro tienen difícil acomodo

El Real Madrid cuenta a estas alturas de temporada con 28 futbolistas, más alguno que viene en camino. Las llegadas de Casilla, Asensio, Danilo y Lucas Vázquez, junto con los regresos tras cesión de Cheryshev y Casemiro y los ascensos de Odegaard y Borja Mayoral al primer equipo han engordado la nómina de futbolistas peligrosamente.

Además, Rafa Benítez tiene la intención de quedarse con una lista de 23 jugadores, aunque los canteranos podrían alternar todavía el primer equipo con el Castilla, sobre todo en el caso del delantero sensación de la sub 19. Asimismo, el técnico madrileño está dando oportunidades a todos en los partidos de pretemporada para juzgar con más justicia a la hora de confeccionar su ‘lista negra’.

Sin embargo, la suerte parece estar echada para muchos. Lucas Silva tiene todas las papeletas para salir cedido, puesto que su condición de extracomunitario le cierra totalmente el paso tras las llegadas de Casemiro y Danilo. Además, Illarramendi tampoco convence para nada, pero Benítez quiere otro centrocampista puro en la plantilla y eso le puede ayudar dado el inmovilismo del club blanco en el mercado este verano.

Por otro lado, Odegaard está demasiado verde y saldrá cedido con casi toda seguridad. Coentrao está claramente nominado, pero sus recientes problemas físicos echan para atrás a los compradores y en el Bernabéu no quieren malvenderle. Arbeloa que parecía desahuciado hace unas semanas toma fuerza como lateral izquierdo y Cherishev también puede salir en otra cesión o definitivamente, pero su polivalencia gusta al cuerpo técnico.

No obstante, la situación en la portería es todavía más complicada. La llegada de David de Gea es solo cuestión de tiempo. Pacheco puede marcharse para buscar un futuro fuera de Valdebebas a sus 23 años, pero Keylor Navas también podría forzar su salida si llega otro gran portero que le cierre el paso

Con todo esto, tampoco se puede descartar al 100% una salida sonada, como ya ocurrió en años anteriores con Özil y Di María. Sin embargo, parece que el entrenador ha sabido convencer a Isco de que será un hombre importante en el club esta temporada, a pesar de que terminó muy disgustado con Ancelotti. No obstante, en Inglaterra insisten en el interés de varios equipos de la Premier en Benzema. Muchas voces del madridismo quieren acabar con los condicionantes tácticos de la BBC y, según el Daily Telegraph, el United está dispuesto a ofrecer un ‘pastón’ por él, aunque también baraja el nombre de Edinson Cavani.

Pedro y Ramos centran la atención

En cambio, la renovación de Ramos se ha desbloqueado en las últimas horas, por lo que Van Gaal se centrará en la situación del francés para intentar desestabilizar al equipo que le quiere ‘robar’ a su portero. Lo único que está claro en este asunto es que Sergio Romero ha llegado a los ‘diablos rojos’ por algo y que el Manchester cometería una torpeza si deja escapar 30 millones, por un hombre que se irá gratis el año que viene.

Pero en el otro ‘grande de España’, la situación en cuanto a las salidas puede resultar más complicada.  Arda y Aleix Vidal no pueden jugar hasta enero, pero algunos jugadores no están dispuestos a quedarse en el equipo sabiendo que parten como suplentes y en unos meses su situación será totalmente testimonial.

Por eso, la plantilla puede quedarse corta para la parte inicial de la temporada. Montoya se marchó y Douglas no convence para nada, por lo que Alves podría quedarse como único lateral derecho en la primera vuelta. Además, la llegada de Arda fuerza a Pedro a tomar una decisión importante. El canario piensa en la selección y valora seriamente la posibilidad de buscarse un futuro en la Premier. De hecho, algunos medios ingleses aseguran que el Manchester United está muy cerca de ficharle por 32 millones. Con esto, el tridente azulgrana se quedaría sin sustitutos de garantías, aunque Iniesta podría adelantar su posición en algunos momentos.

Asimismo, Adriano también supone un gran problema, porque puede quedarse sin todo el compromiso necesario. Hace unos días tenía los dos pies en Roma, pero el club catalán frustró su fichaje y tendrá que compensarle económicamente si finalmente se queda.

Por último, la salida de Song es solo cuestión de tiempo, mientras que Munir y Sandro podrían repartirse el último hueco en la plantilla, tras la debacle que llevó al Barça B al descenso. Uno de los dos tendrá que buscarse el futuro fuera, aunque lo lógico sería mantenerles en el primer equipo hasta que se cumpla la sanción FIFA.

Comentarios