sábado 07.12.2019
FLORENTINO TEME POR EL SILLóN PRESIDENCIAL

Los jugadores del Madrid claman contra Benítez por sus críticas en la banda

Muchos jugadores blancos no entienden la forma de trabajar de Benítez y las críticas que realiza a sus espaldas

Florentino puede arrepentirse del nombramiento de Benítez.
Florentino puede arrepentirse del nombramiento de Benítez.

Benítez cumplió el pasado fin de semana quince partidos como entrenador del Real Madrid y cosechó su primera derrota en el duelo contra el Sevilla. Hasta este momento, los resultados habían justificado su trabajo, pero cuando éstos faltan el entrenador se queda sin ningún sustento por su juego. Critica a varios jugadores en la banda y los que escuchan sus quejas se lo cuentan todo a sus compañeros.

El equipo empezó muy bien en defensa, pero con el paso de los partidos, Keylor Navas ha sido el único que ha permitido que la portería no se convirtiera en un coladero. El costarricense faltó en el último encuentro y Kiko Casilla recibió tres goles, aunque lo peor fue la sensación que dejó el conjunto merengue en la segunda parte.

Como ocurrió en el duelo de Champions contra el PSG, el equipo jugó demasiado atrás en muchos momentos y se atascó de forma alarmante en el centro del campo. Cristiano Ronaldo y muchos jugadores más están lejos de su mejor momento, pero el entrenador también tiene gran parte de culpa de lo que ocurre en el equipo. Desde que el técnico madrileño aterrizó en Valdebebas, el equipo no ha adquirido ni un solo mecanismo de ataque. En resumen, no saben a qué juegan cuando pasan la línea de medios.

Por eso, CR se quejó a Ramos de que el equipo estuvo demasiado atrás, cuando terminó el duelo en el Pizjuán. Además, muchos medios han especulado con el distanciamiento entre el entrenador y el jugador franquicia en los últimos tiempos. Benítez no estuvo en la presentación de la película, cuando varios de los exentrenadores del luso sí le acompañaron en ese momento, pero eso no sirve para justificar el alejamiento con el ex del Liverpool, puesto que ningún otro compañero del Real Madrid le acompañó en una cita a la que él dio muchísima importancia.

Una crisis está a punto de estallar en el peor momento para el presidente

Sin embargo, lo cierto es que Benítez no tiene al vestuario muy contento. Su modo de administrar minutos no inspira confianza a jugadores como James, Isco o Jesé, pero lo que menos gusta a todo el grupo son las formas que utiliza el entrenador en muchas ocasiones. Varios jugadores están cansados de que detenga los entrenamientos constantemente y de sus críticas indiscriminadas.

De hecho, este domingo, durante el partido contra el Sevilla, Benítez despellejó sin complejos a varios de los jugadores que estaban en el campo, mientras que los futbolistas que se encontraban en el banquillo escuchaban todo lo que decía. Además, esos jugadores no dudaron en contárselo todo con pelos y señales a los señalados, cuando se encontraron dentro de la caseta, según El Confidencial.

Asimismo, los jugadores no se habrían tomado muy bien esas críticas y varios le habrían hecho ya la cruz al entrenador por ese motivo. Por suerte para el Madrid, la semana de selecciones ayudará a que los ánimos se calmen y a la vuelta todos volverán a remar en la misma dirección.

El partido frente al Barça ayudará a todos a centrarse en lo que de verdad importa, aunque la paz puede durar muy poco en Concha Espina. Una victoria en ‘el Clásico’ lo curaría todo, pero una derrota dejaría al Real Madrid a seis puntos de su máximo rival (con la diferencia de goles particular en contra) y con la Liga muy cuesta arriba a las primeras de cambio.

Por si fuera poco, un sector muy importante de la prensa que sigue al Real Madrid nunca estuvo muy conforme con el último cambio de entrenador y se encuentra agazapado para atizar al nuevo en el momento oportuno. Del mismo modo, la presión mediática se trasladaría al palco por primera vez en la segunda era de Florentino, puesto que muchos socios empiezan a estar cansados del modelo de gestión de su presidente. El dirigente de ACS no puede estar muy tranquilo, cuando el próximo 25 de noviembre (cuatro días después del Madrid-Barça) el juez puede tumbar los últimos estatutos del club y obligar a convocar elecciones, algo que con el equipo de fútbol a la deriva puede terminar con un cambio democrático en el sillón de mando. Sanchís, Boluda, Martínez Bravo, Mendoza y algún que otro socio más ya se frota las manos.

Comentarios