jueves 2/12/21

El Oporto no levanta cabeza y ya está cinco puntos por detrás del Sporting de Lisboa y también tiene tres puntos menos que el Benfica. Los Dragones no carburan pese al cese de Julen Lopetegui como entrenador. El técnico interino, Rui Barros, tampoco logra reconducir el rumbo, puesto que el equipo blanquiazul perdió por un gol a cero frente al Vitoria de Guimaraes.

Sin embargo, el resultado de este domingo podría haber sido otro si Iker Casillas hubiese tenido una buena noche. El exguardameta del Real Madrid regaló el primer gol al no atajar un disparo de Cafú que rebotó en otro atacante del Guimaraes antes de llegar como un globo a la portería.

El meta no reaccionó con muchos reflejos e intentó detener el balón en dos tiempos, sin darse cuenta de que Boba Sare estaba allí para empujar el balón. El mostoleño corrió para evitar el tanto, pero no llegó a tiempo para tapar el hueco al delantero.

Además, Iker Casillas cometió otro error grosero tres minutos después, cuando intentó salir a atrapar un saque de banda y dejó la portería vacía, pero el remate de Valente chocó en un defensa y salió desviado. Hasta hace poco, la afición del Oporto estaba encantada con el rendimiento de la leyenda del fútbol español, pero ante esta situación volverán a mirar con lupa todo lo que hace.

Comentarios