Lunes 12.11.2018
La cinta difundida sólo es parte de la grabada

El vídeo de Corinna oculta la parte donde planea negocios con Villarejo y Villalonga

Corinna quería contratar los servicios del policía para que ayudara a un amigo suyo británico, Ben Goldsmith, que tenía problemas con el fisco español. Esto formaba parte del video donde acusaba al Rey Juan Carlos I, pero esta parte no salió a la luz

El comisario José Manuel Villarejo en una imagen tomada de un vídeo.
El comisario José Manuel Villarejo en una imagen tomada de un vídeo.

Las famosas grabaciones en las que Villarejo y Corinna hablaban de las presuntas irregularidades financieras del Rey emérito podrían no dejar tan bien parado al comisario jubilado ni a la princesa. En una segunda parte de esa charla, que no ha sido difundida, se oiría a Corinna contratar los servicios del policía para que ayudara a un amigo suyo británico, Ben Goldsmith, que tenía problemas con el fisco español, según fuentes relacionadas con la investigación.

Ambos pretendían sacar dinero de tal ayuda. Y esto daba un perfil distinto a su encuentro: no se trataba de oír la acusación verbal de una amante despechada sobre un rey supuestamente corrupto, sino de tejer un negocio sobre un tema distinto entre buenos amigos. Y abre otra perspectiva sobre el encuentro grabado: ¿acusar al rey emérito formaba parte del negocio o abría otro frente lucrativo distinto?

Según a podido saber Estrella Digital, sería precisamente en esta segunda parte de la grabación donde se podría comprobar el ‘modus operandi’ habitual en el comisario, esto es, elaborar informes para “posteriormente chantajear o extorsionar con ellos a quien fuera necesario”. La idea de la princesa era que Hacienda paralizara una investigación que tenía abierta contra el ciudadano británico, hijo de Jimmy Goldsmith, un magnate fallecido en 1997.

Fue precisamente Villalonga, presente en la cita y viejo amigo de Villarejo, quien hace de intermediario e insta a Corinna a hablar sobre Goldsmith. “Oye, una pregunta, ¿pasamos? Porque... cuéntale el tema que es lo importante, Ben Goldsmith. Ben Goldsmith es hijo de Jimmy Goldsmith, que ya murió, una leyenda de este país”, aseguró Villalonga, para acto seguido introducir el problema: la familia tenía una finca en Ronda (Andalucía) y los dos hijos compraron la parte de su madre. Tras esa transacción, Hacienda les abrió una inspección.

Curiosamente, en una charla donde se ha escenificado, guionizado según la terminología de los investigadores, que el anterior jefe de Estado es un corrupto...lo importante no es eso, sino el negocio en ciernes. Y, por la grabación, parece urgirles más a los tres interlocutores ganar dinero paralizando la acción del fisco sobre Goldsmith que denunciar las presuntas corruptelas del rey Juan Carlos I.

El problema de Goldsmith, según el fisco, es que cuando compraron la parte en 2007 no se había hecho la recalificación de los terrenos, que realizó después Hacienda y los tasó en 23 millones –ellos habían pagado solo 7 millones-, además de que no habían pagado impuestos por la transacción. Según continúa Corinna, Hacienda les pedía 32 millones.

Para complicar todavía más la situación, uno de los hermanos quería presentarse a las elecciones británicas, por lo que precisaban también de los servicios de Villarejo para tapar el escándalo en la prensa. “Su hermano se presenta con Cameron y, si sale a la luz pública, está muerto”, tradujo Villalonga y mencionó la posibilidad de que Villarejo les pusiera en contacto con Rafael Redondo, del despacho de Stuart and Mackenzie, e imputado en Tándem.

No es de extrañar que Villalonga hiciera de intermediario entre Villarejo –a quien conoció presumiblemente por el empresario Adrián de la Joya- y Corinna, una amiga de su mujer. Los dos hombres aparecen también relacionados en otros casos como el del Pequeño Nicolás.  Precisamente por ello, a ninguna de las partes les interesaba que se filtrara que hacían negocios juntos.

Por el momento, se desconoce si Villarejo realizó tal trabajo, aunque es cierto que el proyecto existía bajo el nombre de “Carol”, nomenclatura que no se refería al anterior monarca. La causa se encuentra archivada provisionalmente a la espera de que aparezca alguna prueba.