domingo 08.12.2019
En apoyo a Homs

La urna gigante del 9N se pasea por la Cibeles entre banderas españolas

La urna de cartón gigante que instaló Artur Mas, ex 'president' de la Generalitat, y algunos miembros del 'Govern', en las puertas del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña el pasado 6 de febrero ha llegado a Madrid y se ha 'recreado' dando una vuelta de honor a la emblemática fuente

La urna gigante que se instaló a las puertas del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) el 6 de febrero para apoyar al ex Artur Mas y las ex 'conseller' Joan Ortega e Irene Rigau y que llegó este domingo la noche en Madrid para acompañar el ex 'conseller' Francesc Homs, que declara esta mañana ante el Tribunal Supremo el 9-N, se ha paseado esta mañana dando la vuelta por la fuente de Cibeles de la capital española. La urna, trasladada a Madrid por el colectivo 'Moltes Mercès', y bajo el nombre de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), ha dado la vuelta a la fuente en un remolque, con el que fue trasladada de Barcelona a Madrid.

Ya dentro de la sala del Tribunal Supremo, Homs ha declarad que el Govern hubo de elegir entre los derechos políticos de los ciudadanos y una providencia del Constitucional que no prohibía claramente el proceso participativo. A Homs se le acusa de prevaricación y desobediencia al haber desobedecido la orden del Tribunal Constitucional (TC) de no celebrar la consulta del 9N y, en su defensa, ha declarado que aquella prohibición sobre el proceso participativo no fue clara. De hecho, ha recordado que la Generalitat pidió una aclaración al TC "y esa aclaración no se produjo".

"Pensar que una providencia era el único elemento que nos condicionaba es pensar que los derechos fundamentales no obligan a los poderes públicos", ha explicado Homs a preguntas del fiscal. "Estaban en juego los derechos fundamentales a la participación política de los ciudadanos y, al lado, una providencia inconcreta, que era un automatismo del Constitucional, algo que no es estrictamente una resolución judicial... y en ese marco el Govern tiene que tomar decisiones", ha declarado Homs.

Su argumentación trata de defender que, si por un lado el Tribunal Constitucional prohibió, de manera indudable, la consulta del 9N, no fue tan clara su anulación de la convocatoria posterior, el proceso participativo, el que finalmente se celebró. En ese contexto, el gobierno catalán, no teniendo claro que se le prohibía de nuevo la celebración del proceso el 9N, decidió ponerlo en práctica teniendo en cuenta otros factores. "En ese contexto, no fácil, tomamos la decisión de celebrar no una consulta, que había sido prohibida por una providencia anterior que sí fue clara, sino un proceso participativo", ha señalado Homs.

El Tribunal Supremo ha comenzado esta mañana el juicio contra Homs por desobediencia al Constitucional en la consulta del 9N, una vista que ocupará la mañana de hoy con la declaración del imputado.

Comentarios