domingo 08.12.2019

Las FARC liberan al soldado Calvo por estar herido de impactos de bala

El soldado Josué Daniel Calvo, liberado este domingo por las FARC en las selvas del sur de Colombia, está bien de salud, aunque tiene secuelas por cinco heridas ocasionadas por arma de fuego, informaron fuentes médicas en Bogotá. Calvo, que inicialmente llegó a Villavicencio (centro), capital del departamento del Meta, en donde se encontró con su padre, Luis Alberto Calvo, su hermana Nubia y su tía Gladys, tiene tres impactos de bala en la pierna izquierda y uno más en la derecha, según las primeras evaluaciones del Hospital Militar de Bogotá, adonde llegó trasladado.

Las heridas fueron causadas por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) cuando secuestraron a Calvo tras un enfrentamiento con tropas del Ejército.

Según la directora del Hospital Militar, la coronel Nohora Inés Rodríguez, Calvo también tiene una herida en el glúteo, pero no reviste mayor gravedad porque solo afectó al tejido blando.

El militar también sufrió leishmaniasis cutánea y paludismo, enfermedades que fueron tratadas por los guerrilleros. Según la página electrónica del diario El Tiempo, los exámenes de laboratorio dieron resultados positivos, lo que indica que su sangre y su aparato urinario no presentan rastros de bacterias o virus que representen un riesgo para su salud.

Calvo deberá permanecer en el hospital al menos cinco días, tiempo en el cual será examinado por especialistas, entre ellos ortopedistas, que evaluarán la evidente cojera de Calvo.

El presidente de Colombia, Älvaro Uribe, saludó por teléfono desde Arauca Josué Daniel Calvo. "Mi soldado, ¿cómo está de salud? Sobre la noticia que teníamos de que tenía muchas dificultades de locomoción, de movimiento, ¿cómo se siente?", fueron las primeras palabras que el presidente dijo al soldado Calvo.

Uribe, dispuesto a pactar con las FARC

El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, se mostró este domingo dispuesto a aceptar un acuerdo humanitario con las FARC por el que se intercambiarían secuestrados por guerrilleros presos, con la condición de que "no vuelvan a delinquir". "El Gobierno ha facilitado liberaciones, ha hecho rescates y no se opone al acuerdo humanitario siempre y cuando el acuerdo humanitario no sea para devolverles delincuentes a las FARC", dijo Uribe desde Arauca, capital del departamento con el mismo nombre y fronterizo con Venezuela, donde presidió un consejo de seguridad.

El mandatario señaló que ese canje de rehenes por presos no debe fortalecer la "capacidad criminal" de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). "Un acuerdo humanitario tiene como condición que aquellos integrantes de las FARC que lleguen a salir de la cárcel, no regresen a delinquir", insistió.

Los guerrilleros presos que "llegaran a salir de la cárcel deben dar todas las garantías (...) de que no vuelven a delinquir. Quiero llamar atención de mis compatriotas sobre esa necesidad porque el acuerdo humanitario no es para fortalecer el terrorismo, sino para liberar a los colombianos de la pesadilla de las acciones terroristas", aseveró.

Uribe hizo estas declaraciones tras la liberación este domingo del soldado Josué Daniel Calvo, quien fue entregado por las FARC a una misión humanitaria del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) gracias a la mediación de la senadora opositora Piedad Córdoba. Córdoba dijo este domingo que esta liberación y la del sargento Pablo Emilio Moncayo, prevista para el martes, "serán las últimas" de forma unilateral por la guerrilla, ya que a partir de ahora los 22 uniformados que siguen cautivos sólo encontrarán la libertad a través de un intercambio humanitario.