lunes 06.07.2020

Esperanza Spalding: "Ojalá vuelva a relacionarme con el flamenco"

Uno de los grandes y jóvenes talentos del jazz promete esta noche encandilar al público del festival de San Sebastián. Es Esperanza Spalding, vocalista, contrabajista y compositora estadounidense que ha llegado a ser invitada por el presidente Barack Obama para participar en una noche de lectura de poesía e interpretación de piezas musicales. La artista, que prefiere el contrabajo al violín porque logra que la música fluya "natural y fácil", quiere volver a relacionarse con el flamenco tras colaborar con el guitarrista Niño Josele. Su prodigiosa voz iluminará la noche donostiarra.

La vocalista, contrabajista y compositora estadounidense Esperanza Spalding es uno de los nuevos talentos del jazz, una joven de 24 años a la que le gusta indagar en otras músicas y que está deseando volver a relacionarse con el flamenco.

"Ojalá", ha asegurado este jueves la artista en una comparecencia ante la prensa en San Sebastián, tras asegurar que su colaboración con el guitarrista flamenco Niño Josele, tanto en estudio como en los conciertos en directo, ha sido estupenda.

Spalding, uno de los atractivos del 44 Heineken Jazzaldia, ha asegurado que Josele "es la bomba, es el mejor" y que siempre aprende algo cada vez que toca con él.

Pero la inquietud de esta mujer va más allá, como ha demostrado en su disco Esperanza, en el que canta en portugués y se atreve incluso a interpretar en castellano un standard del jazz como Cuerpo y alma, que ha traducido literalmente para la ocasión del original Body and soul.

Ha explicado que ya de niña escuchaba todo tipo de música en la radio, de clásica a jazz o rock, y lo hacía tanto en casa, como caminado, en el autobús y a veces también en la escuela.

A estas alturas tiene una lista inmensa, "de cientos y cientos" de músicos, de "héroes", que le pueden descubrir algo, tan larga que le resulta difícil dar nombres, aunque sí ha mencionado a Wayne Shorter, Sara Vaughan y Steve Wonder.

Inspiraciones

No le inspiran los músicos en sí, sino aspectos "específicos" de su obra, como determinados sonidos o ritmos, ha precisado la cantante y contrabajista en un inglés intercalado con un aceptable castellano.

Spalding se acercó al contrabajo tras diez años tocando el violín y de momento, aunque este último instrumento siga viajando con ella, prefiere el primero porque con él logra que la música fluya "natural y fácil".

"Con el violín nunca he encontrado las sensaciones que he hallado en el contrabajo. Ahora estoy probando también el piano. Pero hay que encontrar tiempo para todo, también para la voz", ha destacado.

La artista se ha referido además, aunque sin detalles, a la visita que realizó el pasado mayo a la Casa Blanca invitada por el presidente Barack Obama y la primera dama, Michelle, para participar junto a actores, escritores y compositores en una noche de lectura de poesía y de interpretaciones de piezas musicales.

Ha dicho que las artes son una "prioridad" para el presidente norteamericano y cree que durante su mandato se verán "muchas más cosas de este tipo".

Los seguidores del Jazzaldia podrán disfrutar de la música de Esperanza Spalding esta noche en la plaza de la Trinidad y mañana en el mismo escenario con el nuevo proyecto de su maestro, Joe Lovano Us Five.