Martes 19.03.2019
UN CENTENAR ENTRE GUARDIAS CIVILES Y OPERACIONES ESPECIALES

España retira a sus militares de la República Centroafricana

En la primera semana de marzo regresarán los militares españoles desplegados en la operación de la UE, aunque el país sigue inestable. "Nuestro país no puede estar en todas partes", ha declarado Morenés

Durante los primeros días del mes de marzo regresarán a España los efectivos del Ejército de Tierra y gran parte de los de la Guardia Civil hasta ahora desplegados en la República Centroafricana (RCA) dentro de la misión europea EUROFOR RCA, que ahora finaliza.

Esta operación concluirá el 15 de marzo y entró en su fase de repliegue el pasado 6 de febrero. La desactivación de los efectivos españoles ha sido progresiva, manteniéndose la capacidad para operar hasta el 24 de febrero. Entre el 1 y el 10 de marzo, 73 militares de la Fuerza de Operaciones Especiales y 17 guardias civiles abandonaran Bangui, capital de la RCA, para regresar a casa.

"España no puede estar en todas partes, hay que priorizar", declaraba hace unos días el ministro de Defensa, Pedro Morenés, y entre las prioridades desaparece ahora esta misión, a pesar de que la situación en el país continúa descontrolada y del interés expresado por el Gobierno por la seguridad en el Sahel (España sigue con tropas en Malí) y en el centro de África.

El cierre de esta operación y la de Bosnia coincide con recientes compromisos militares del Gobierno Rajoy en el marco de la OTAN, que han llevado este mes de enero a iniciar despliegues en Estonia (cuatro aviones de combate), Turquía (una batería de misiles Patriot), además de Irak (300 militares).

La misión en la República Centroafricana se ha desarrollado durante 10 meses (desde mayo de 2014). En ella han participado un total de 197 militares españoles, desplegados en Bangui en dos rotaciones. Estas fuerzas han realizado 447 operaciones a las que hay que añadir más de 150 servicios de la Guardia Civil que se resumen en más de 100.000 kilómetros recorridos en la citada ciudad. Durante este tiempo se han producido dos enfrentamientos con personal local armado, sin tener que lamentar ninguna baja.

Entre las novedades de esta misión figura el uso de drones. Desde su despliegue en Bangui, como una capacidad más del Mando Componente de Operaciones Especiales transferida a la operación de la Unión Europea en la República Centroafricana, el sistema “mini UAV Raven” ha realizado una docena de misiones en apoyo a las operaciones de la UE y también la que mantiene Francia en ese país. Por primera vez, componentes del Mando de Operaciones Especiales explotan directamente dicha capacidad, proporcionando la tripulación que pilota la aeronave.

El sistema “mini UAV Raven RQ-11B” es un drone ligero (1,9kg) diseñado por la empresa estadounidense AeroVironment, que proporciona a las unidades militares una capacidad ISR (Inteligencia, Vigilancia y Reconocimiento) fácilmente desplegable. Tiene una autonomía de 60-90 minutos, dependiendo de las condiciones meteorológicas, y un alcance de hasta 10 kilómetros.

Zona inestable

El despliegue español tuvo su origen en la inestabilidad permanente de la República Centroafricana (RCA). En marzo de 2013, el presidente Bozizé fue derrocado por los rebeldes Seleka, cuyo líder Michel Djotodia asumió el poder. Sin embargo, no pudo frenar la violencia de los propios Seleka contra las poblaciones cristianas y animistas, que les hicieron frente formando las ‘milicias anti Balaka’.

En octubre de 2013, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, autorizó el despliegue de una fuerza de mantenimiento de la paz de la Unión Africana, conocida como MISCA (Misión Internacional de la Unión Africana para Apoyo a la RCA). Dos meses después, Francia desplegó una fuerza propia en el marco de la Operación ‘Sangaris’.

En diciembre de 2013, se produjo un grave enfrentamiento entre Seleka y anti Balaka, que dejó cerca de un millar de muertos. Michel Djotodia dimitió en enero de 2014, y el Consejo Nacional de Transición nombró a Catherine Samba-Panza como presidenta de la RCA, constituyéndose un nuevo gobierno provisional.

En este marco, el Consejo de Seguridad de la ONU autorizó el 28 de enero de 2014 el despliegue de una fuerza de la Unión Europea (Resolución 2134) con la finalidad de establecer un entorno estable y seguro que permitiera la transición de MISCA a una nueva misión de Naciones Unidas.

La misión de la Unión Europea se diseñó como una operación puente que finalizaría en octubre, seis meses después de alcanzar la plena capacidad operativa. Sin embargo, por la Resolución 2181 de octubre de 2014, la ONU amplió la operación hasta marzo de 2015. La operación ha entrado en su fase de repliegue a partir del pasado 6 de febrero.

El Consejo de Ministros español autorizó el 21 de marzo de 2014, la participación de una Fuerza de Operaciones Especiales (FOE) y una Sección de la Guardia Civil.

La fuerza militar EUFOR RCA desplegada en Bangui ha estado formada por 650 efectivos, estructurados en un Batallón Multinacional, una unidad de Policía (integrada por miembros de la Gendarmería francesa y la Guardia Civil), una Fuerza de Operaciones Especiales y un Centro Logístico Conjunto Multinacional, siendo Francia la nación marco en esta operación.

"EUFOR RCA ha contribuido a proteger a la población de los conflictos interétnicos y de la criminalidad; ha ayudado a establecer las condiciones para asegurar la libertad de movimientos de civiles y organizaciones humanitarias; y ha facilitado la reactivación de la actividad económica, así como el retorno de desplazados", según informa el Ministerio de Defensa. "Las fuerzas españolas desplegadas en RCA entre 2014 y 2015, han contribuido significativamente a la mejora de la situación en esta región", añade.

La Fuerza de Operaciones Especiales ha llevado a cabo acciones de reconocimiento, diurnas y nocturnas, que han permitido adquirir un exacto conocimiento del entorno, como herramienta elemental en este tipo de operaciones.

Se han mantenido contactos con diferentes líderes locales y establecido destacamentos permanentes en el tercer distrito de la capital, lo que ha mejorado el entendimiento entre la población y las fuerzas de EUFOR e incrementado el nivel de seguridad y estabilidad en el área. "Todo ello ha facilitado el retorno de desplazados desde los diferentes campamentos ubicados en la capital", asegura el Gobierno español.

La Guardia Civil ha realizado servicios de seguridad ciudadana en el tercer y quinto distritos de la capital, de forma específica o conjuntamente con patrullas de las fuerzas internas de seguridad de RCA, con quienes los agentes españoles han desarrollado funciones de mentorización.

A partir del 15 de marzo, solo un contingente de ocho guardias civiles permanecerá en Bangui, integrados en MINUSCA.

ACNUR alerta del desplazamiento de 30.000 personas

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha alertado esta misma semana sobre el desplazamiento de alrededor de 30.000 personas en República Centroafricana (RCA) a causa de los últimos enfrentamientos en el país.

La portavoz de ese organismo en Ginebra, Karin de Gruijl, ha detallado que los desplazamientos se han registrado a consecuencia de una escalada de la violencia asociada con los movimientos de ganado y los enfrentamientos entre pastores y poblaciones agrícolas, así como con las milicias cristianas 'anti balaka'.

Asimismo, ha achacado la situación a las últimas operaciones militares para expulsar a los excombatientes de la milicia Séléka --de mayoría musulmana-- de los edificios públicos.

"La población civil ha quedado atrapada en medio de los enfrentamientos y ha presenciado la quema de sus viviendas, pertenencias y aldeas. Los que llegaron a la ciudad de Bambari están angustiados y han quedado en la indigencia. La mayoría son mujeres y niños, y algunos han estado escondidos en la selva durante semanas", ha dicho.

Los líderes de Séléka y de las milicias 'anti balaka' firmaron en enero en la capital de Kenia, Nairobi, un acuerdo de alto el fuego para poner fin a las hostilidades que se registran en el país.

Durante más de dos años, la guerra civil y la violencia sectaria han causado miles de víctimas mortales en RCA, además de provocar el desplazamiento interno de unas 440.000 personas y la huida de otras 190.000 personas a los países vecinos.

Comentarios