Lunes 19.11.2018
"Nunca encargué espiar a nadie", asegura

Cospedal deja su escaño para liberar al PP "de cualquier ataque"

La ex secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha anunciado hoy que deja su escaño en el Congreso de los Diputados para "liberar al PP de cualquier ataque, por injustificado que sea", y ha asegurado que no ha hecho nada de lo que se sienta avergonzada

Dolores de Cospedal en el Congreso
Dolores de Cospedal en el Congreso

"He cometido muchos errores en mi vida, pero considero que mi interlocución hace 9 años con el responsable de una empresa autorizada por el Ministerio del Interior no es uno de ellos. reitero en esta carta mi absoluta tranquilidad de conciencia ante lo que hice: escuchar y pedir aclaraciones, en mi papel de secretaria general, a quien acudió a mí para ofrecerme información que mpodía ser de interés capital para esclarecer comportamientos sospechosos que después la Justicia calificaría como delictivos", dice Cospedal en su comunicado.

"Si es un pecado mortal haber hablado con un comisario de policía que por aquel entonces...acababa de ser condecorado por el ministro del Interior del PSOE, entonces me equivoqué. Pero en lo que seguro me equivoqué fue en pedir a mi marido, Ignacio López del Hierro, que me ayudara en una interlocución que no era fácil. Me equivoqué a la hora de pedirle que ayudara al PP. Ahora, él está pagando por haberme ayudado...", continúa la exsecretaria general del PP.

"Siempre he dicho la verdad. Y la verdad es que nunca ordené ni encargué espiar a nadie. Pedí más información para confirmar si eran ciertas cuestiones concretas que me habían hecho llegar y que podían afectar a determinadas personas...Hoy dejo mi escaño. Lo hago para liberar al Partido Popular de cualquier ataque",  concluye Cospedal.

Cospedal ha hecho este anuncio en un comunicado que ha difundido a través de su cuenta en Twitter en el que pide a sus compañeros del PP "que cierren filas ante las injusticias" y en el que asegura que se equivocó al pedir a su esposo, Ignacio López del Hierro, que ayudara en una interlocución que "no era fácil" con el excomisario José Manuel Villarejo.

Según dice, desde el último Congreso Nacional del PP en julio pasado, en el que fue elegido Pablo Casado presidente del partido, tenía decidido abandonar la política, lo que hubiera hecho "dentro de unos días" al término "de una transición ordenada de sus responsabilidades".