martes 07.04.2020

Cobayas humanas, los efectos secundarios de la crisis

Todo medicamento que se vende en las farmacias tiene que ser previamente experimentados en humanos. Así lo dice la ley. Los candidatos a probarlos deben tener entre 18 y 55 años y estar sanos. Mujeres, hombres, casados, solteros, con hijos y, sobre todo en paro, son los que se deciden a hacerlo

Cobayas humanas, los efectos secundarios de la crisis
Cobayas humanas, los efectos secundarios de la crisis

Alejandro Buchó tiene 24 años y es estudiante de sistemas de información en la Politécnica de Alcalá. Nunca había prestado su cuerpo para un ensayo clínico hasta que un familiar, habitual de estas prácticas, le habló de ello. "Me decidí a participar en esto por la compensación económica. Un allegado no me lo pintó mal, si no todo lo contrario y me animé. Casi toda la gente que conozco lo hace por lo mismo, el dinero". Ahora Alejandro ya lleva 4 ó 5 ensayos  realizados a lo largo de dos o tres años. La remuneración varía según la duración, las extracciones de sangre, etc. Pero suele rondar los 400 a 600 €, aunque hay algunos por los que se puede cobrar hasta 1.200 €.

Cada vez hay más personas sin trabajo que colaboran para conseguir dinero para pagar el alquiler

Cada vez son más el número de voluntarios que participan en ensayos clínicos a cambio de dinero. El perfil ha cambiado en estos últimos tiempos. Hoy son mujeres, hombres, casados, solteros, con hijos y, sobre todo en paro, los que se deciden a participar. "Hace unos años, casi todos los voluntarios eran estudiantes que lo hacían para conseguir una financiación para sus vacaciones. Actualmente, muchos de ellos siguen siendo estudiantes, pero cada vez hay más personas sin trabajo o con un sueldo reducido que colaboran para conseguir dinero para pagar el alquiler o sufragar otros gastos domésticos", asegura el doctor Francisco Abad, jefe de la sección de Farmacología Clínica del Hospital Universitario de La Princesa y presidente del Comité Ético de Investigación  Clínica, (CEIC) de este mismo centro.

Los candidatos deben de tener entre 18 y 55 años y no padecer ninguna enfermedad. Ningún voluntario puede realizar más de cuatro ensayos en un año y ningún ensayo se aprueba sin la autorización de un comité ético y la Agencia Española del Medicamento. Cada estudio cuenta con un protocolo a medida. El protocolo es un plan diseñado para ejecutar  la investigación y que contempla la seguridad de los pacientes, la metodología a la que deben someterse los investigadores y otros profesionales que intervengan. Cada uno de los participantes de los ensayos debe aceptar las reglas establecidas en el mismo.

"Los CEIC se encargan de evaluar todos los protocolos de ensayos clínicos y proyectos de investigación en los que se investiga con personas o muestras de origen humano, que se vayan a realizar en cualquier centro del área sanitario. Su función principal es velar por la protección de los derechos, seguridad y bienestar de los sujetos participantes en dicha investigación, para lo que debe evaluar los aspectos metodológicos, éticos y legales de los estudios clínicos y sus modificaciones, y encargarse de realizar un seguimiento de los mismos desde su inicio hasta la recepción del informe final", explica el doctor Abad.

Por todo esto la mayoría de los voluntarios no tienen en cuenta las posibles contingencias.  "La verdad es que nunca lo he visto como un peligro a pesar de que en las reuniones en el hospital previa a cualquier ensayo clínico nos advierten de posibles riesgos al aceptar tomar medicamentos. Pero siempre lo he visto como algo muy controlado tanto en instalaciones como en personal. Por eso nunca me he preocupado por si pudiese tener algún síntoma fuera de lo común", asegura Alejandro.

Nunca lo he visto como un peligro a pesar de que nos advierten de posibles riesgos

Los enfermos no cobran por experimentar con ellos

"Para participar en un ensayo clínico es necesario que los candidatos firmen un documento de consentimiento antes de realizar cualquier prueba relacionada con el estudio", afirma Francisco Abad. El objetivo de ese documento llamado de "Consentimiento Informado" es que las personas que participan en la investigación lo hagan sabiendo la finalidad de la misma, el procedimiento que el paciente deberá seguir a lo largo del estudio, los riesgos, beneficios y posibles alternativas. "Además, lo normal es que en los centros donde se realizan los ensayos clínicos, antes de empezarlo, se convoque una reunión informativa con todos los participantes en la que se les explican todos los pasos y se les da la oportunidad de preguntar las dudas que puedan surgir", añade Abad.

Además este profesional del centro hospitalario de La Princesa en Madrid asegura que "la Agencia Española del Medicamento aprobó 745 ensayos clínicos en el año 2012, la mayoría de los cuales son estudios multicéntricos que se hacen en varios hospitales. Es importante diferenciar dos tipos de análisis: los que se hacen sin beneficio terapéutico (también conocidos como estudios de fase I) que se suelen realizar en sujetos sanos que reciben una compensación económica por su colaboración, y los ensayos clínicos realizados con pacientes (habitualmente estudios de fases II, III y IV) que pueden beneficiar al enfermo de un nuevo tratamiento y que no suele recibir compensación económica, salvo en algunos casos, el pago de los gastos de desplazamientos. En España solo el 18% de los ensayos clínicos son de fase I".

Los ensayos evalúan desde nuevos tratamientos, combinaciones de fármacos, intervenciones quirúrgicas, vacunas, modos de mejorar la calidad de vida de personas enfermas y un largo etcétera. En el caso de Alejandro se enteró por un familiar, pero dice que es fácil obtener información sobre los ensayos en Google o en las redes sociales. "Si bien se realizan grandes esfuerzos para intentar minimizar los riesgos en los voluntarios, se debe tener en cuenta que los tratamientos experimentales pueden no ser eficaces, tener efectos secundarios desagradables e incluso, a veces, aunque en menor medida poner la vida en peligro", advierten los expertos. Por eso es importante informarse muy bien antes de dar el paso.

loading...