martes 18/1/22

Pedro Sánchez no se rinde: presentará su candidatura a las próximas primarias del PSOE

El exsecretario general socialista deja su acta de diputado. No irá en contra ni de su compromiso con los votantes, ni contra el mandato de su partido. Pide a la Gestora que no sancione a los que voten no a Rajoy este sábado y exige que el lunes ponga fecha, hora y lugar para la celebración del próximo Congreso

pEDRO
Sánchez comparece en el Congreso para anunciar que deja su escaño. | Twitter

Muy emocionado, con los ojos enrojecidos e inundados de lágrimas ha sido como el exsecretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha anunciado su renuncia al acta de diputado socialista. Eso sí, se va del Congreso, pero no del PSOE. “Vuelvo a ser militante de base”, ha advertido Sánchez, que ha anunciado que a partir del lunes volverá a coger su coche para “recorrer todos los rincones de España y escuchar a todos los socialistas, con o sin carné, de izquierdas”. Empieza una nueva batalla, similar a la que emprendió a principios de 2014, cuando consiguió contra todo pronóstico ser el sustituto de Alfredo Pérez Rubalcaba al frente de la secretaría general del PSOE.

Ahora lo hace con más mochila, pero también con más callo. Sabe lo dura que es la política. Y lo difícil que es hacerlo cuando tienes a los principales dirigentes socialistas en tu contra. Por eso, ahora cree haber encontrado la fórmula del éxito: legitimarse única y exclusivamente ante la militancia. Éste va a ser su reto. Y sus rivales saben que no le será complicado después de la decisión tomada: dejar el acta de diputado antes de aceptar la abstención ante Rajoy. Cumple con su compromiso con los votantes y nadie puede echarle del partido porque no ha incumplido ninguna resolución de la dirección. Pedro Sánchez sobrevive a la “encrucijada”.

El Comité Federal del PSOE creía haberle arrinconado. No aceptó la abstención técnica, entre mucho motivos porque sabía que daría aire a Sánchez. Le permitiría votar “no” a Rajoy, es decir, cumplir con su promesa, mantener su acta e intentar volver a recuperar la secretaría general reforzado por mantener la postura defendida mayoritariamente por los militantes. Por ello, la Gestora optó por una abstención en bloque. No sólo porque la “abstención mínima” haría responsables de esta decisión sólo a once diputados del PSOE, sino porque era una manera de anular a Sánchez. Sólo le habían dejado dos opciones: “ir en contra de mi compromiso, o de mi partido”. Así lo ha explicado el ya exdiputado.

Pero pocos creían que Sánchez fuera capaz de dejar el acta, para muchos, su único medio de vida en estos momentos. “Ha sido una decisión dolorosa”, ha admitido entre lágrimas. La otra opción, si él quería volver a ser secretario general por aclamación de su militancia, era arriesgarse a votar esta tarde “no” a Rajoy y esperar a ver cuáles eran las represalias que tomaba de nuevo el Comité Federal, y que podría ser la expulsión de la formación. Esto pondría fin a su sueño político de recuperar la secretaría general. Aunque había posibilidad de haber esquivado este desenlace: si más de 14 diputados socialistas se suman a la cruzada del “no” entonces será el Comité Federal el que esté en una encrucijada. ¿Expulsará el PSOE al Grupo Mixto a todos estos diputados y asumirá que se queda en minoría frente a Podemos?

Pedro Sánchez, sin embargo, no se ha querido arriesgar. Su excusa pública era evidente: alguien que ha sido secretario general “no puede contradecir una decisión tomada por su partido”. No obstante, sí ha aprovechado esta comparecencia para pedir a la Gestora que no expulse a aquellos compañeros que voten “no” a Rajoy este sábado en su investidura, ni tampoco se plantee revisar el protocolo de relación con el PSC. "No sobra nadie en este partido", ha advertido el aspirante a nuevo líder del Partido Socialista.

¿Cuántos socialistas votarán no a Rajoy?

Pero es evidente que la tensión se mantendrá hasta el final. Pedro Sánchez ha roto su silencio y ha despejado una de las mayores incógnitas de los últimos días en la política nacional. Sin embargo, esto no evitará en absoluto que los socialistas profundicen aún más en su brecha en la votación de este sábado. Al menos 12 diputados tienen claro que votarán "no" a Rajoy e incumplirán con el mandato impuesto por el Comité Federal. Muchos de ellos han luchado hasta el último momento por la "abstención técnica", pero ha sido en balde. Tendrán que asumir las consecuencias.

Sánchez, por su parte, ya no piensa en hoy, sino en mañana. "Hoy expira el mandato de la gestora. Hoy se facilita la presidencia de Mariano Rajoy y el lunes, la gestora deberá poner fechar, hora y lugar para la celebración del congreso. Los socialistas queremos votar. Repito, los socialistas queremos votar", ha proclamado el socialista, quien ha subrayado que se volcará a partir del lunes a defender "el derecho a votar de la militancia". 

Pedro Sánchez no se rinde: presentará su candidatura a las próximas primarias del PSOE
Comentarios