viernes 18.10.2019
Najwa Nimri

"En vez de hacer de Zulema lo que quiero es hacer de Al Pacino"

A la espera del estreno de 'El árbol de la sangre', la última película de Julio Medem, la actriz vuelve a meterse desde este lunes en el personaje de Zulema, el azote de Macarena en la nueva temporada de 'Vis a Vis', que estrena esta vez Fox

Najwa Nimri, como Zulema.
Najwa Nimri, como Zulema.

-¿Vamos a seguir odiando a Zulema en los nuevos capítulos de 'Vis a vis'?

-La gente se va a reír, estamos pasando a la tercera dimensión, el objetivo es salir y como tengo una gran imaginación va provocando todo pero la mayor parte de las cosas que hace son unas chapuzas, porque sigue en la cárcel. Esa es la maravilla del personaje, es absolutamente compleja y a la vez una chapucera. Por eso te acabas descojonando. Me meto en el sadismo, dar miedo, pero al final produce gracia. 

-¿Ha notado cierto 'odio' por la calle?

-Me lo avisaron, me dijeron que iba a flipar, que no me iban a dar ni la hora. Me dijeron desde el principio que el personaje simbolizaba el mal, pero estaba encantada de ser la más odiada

-¿Qué se puede esperar de la nueva temporada?

-No hemos hecho 'La guerra de las galaxias', pero la estética tenía que llegar a un sitio icónico, donde el espectador tenía que llegar a imaginar que podía pasar cualquier cosa, una labor maravillosa que nos ha permitido usar mucha imaginación. Cabe todo, lo más rastrero y lo más elegante, como la puta vida misma, donde cabe lo bueno y lo malo. Ah, que tú eres la blanca, la buena, vale, pues yo soy la negra, la mala, porque eres rubia y yo morena. No tiene por qué ser ciencia ficción, que tú me entiendas un poco a mí y yo a ti.

-Hasta hace poco parecía difícil una serie así, y mucho menos que tuviera continuación...

-Lo que pasa es que lo que creíamos hasta ahora que el público no entiende, es mentira. Yo no me relaciono con ningún colega que sea tan gilipollas en creer eso. El público no es gilipollas, ve internet, cree en teorías conspirativas, ve lo que está pasando en el planeta, que todo se cae, y por eso podemos jugar a lo que nos da la gana en esta serie, pero con cabeza. Me niego a seguir tratando al público como imbécil. Si yo considero que el espectador es imbécil, la más imbécil soy yo. No siempre se puede, porque que funcione la tensión en unos minutajes necesita de cosas que tienes que solucionar o decir, pero mi personaje aspira a algo con más aristas, como es la vida, que es compleja. 

-Supongo que le costará encontrar un personaje como éste cuando lo deje...

-Ya verá mi personaje de 'El árbol de la sangre', de Julio Medem. Cuando lo ves todo acabado, si tú estás vivo, en búsqueda, tarde o temprano acaban llegándote los personajes que te tienen que llegar. Yo empecé con 'Salto al vacío', no empecé en una serie de TV, he ido eligiendo más o menos cómo iba trabajando y hacia dónde, sin saber al principio si la interpretación y el mundillo me gustaba tanto. Me gusta estar en guerra y estar en la cárcel, porque latimos mucho más el pulso de la vida que en cualquier otro sitio. 

-¿Le costó pasar de la cinta de Medem de nuevo a 'Vis a vis'?

-Yo enlacé la película con 'Vis a vis', al día siguiente de acabarla me metí a rodar la serie. Y con personajes a cuál más jodido. En la película se plantea todo desde la viñeta, del dibujo, pero todo es real. He hecho lo contrario a la serie, algo inexpresivo, bullendo por dentro. 

-¿'Bulle' también la interpretación en España?

-Hay muchísimo talento a la hora de dirigir en este país, y también actrices, gente que sabe hacerlo todo ya. Hay una cantera inmensa, directores con talento, de fotografía, actrices, actores, estamos al nivel. No me apetece estar en otro sitio, no me apetece estar en Hollywood rodando no sé qué. Estoy donde quiero estar y eso es lo que más alegría me produce. 

-Supongo que lo que menos el acoso que ahora se está denunciando tanto...

-Casi todas las actrices se están pronunciando ya contra el acoso. Yo creo en los actos públicos pero yo soy muy individualista y creo en los actos individuales, aunque eso no quiere decir que no crea en los colectivos.

-¿Están discriminadas las actrices?

-Yo cuando hago el personaje de Zulema lo que quiero es hacer de Al Pacino, y por eso estoy luchando, que las mujeres hagan papeles tridimensionales donde se empatice con el malo. Yo lo lucho en el guión, lo llevo luchando desde que nací, desde mi primera película 'Salto al vacío', quiero ir rapada y llevar la 'pipa' yo, el poder decir la misma frase que el hombre en vez de limitarme a servirle la cena. Creo en el trabajo más allá de que el productor te quite del casting.