Martes 21.08.2018
María Botto

"Todas las mujeres hemos estado a punto de ser violadas alguna vez"

Después de varios papeles dramáticos, la actriz vuelve a sumergirse en la comedia dando vida a Andrea Zimmerman, la jefa de gabinete del ministro Joaquín Reyes en 'Cuerpo de élite', la serie que emite cada martes Antena 3

María Botto, como Andrea, en 'Cuerpo de élite'.
María Botto, como Andrea, en 'Cuerpo de élite'.

-¿Tan mal le ha sentado a su personaje no ser ministra?

-No, ella está muy feliz de estar en el puesto que está, de ayudar al ministro, lo que pasa es que es una mujer muy preparada, que ha estudiado en las mejores universidades y ahora sin embargo tiene que cubrir los marrones del ministro. Pero muy al contrario de lo que pueda parecer, es una mujer muy positiva. Se levanta así todas las mañanas pero luego el día le demuestra que la vida no es tan luminosa y lo acaba derrotada. 

-¿Dejan ustedes bien a los ministros o ministerios de la vida real?
-La cuestión es que como actores tenemos que defender esos personajes, aunque políticamente no esté de acuerdo con Andrea. Creo que es labor del público decidir si ese personaje le va a caer bien o no y hasta qué punto es real, pero nosotros no podemos juzgar. La labor del creador es mostrar la realidad, aunque en este caso de la manera más cómica. No hemos puesto nombres de partidos, aunque la gente va a decir que es obvio. 

-¿Y cómo dejan a los cuerpos de seguridad del Estado?

-Todos quedamos mal, y ninguno. Todos los personajes están llenos de problemas, tienen un montón de virtudes y errores. Son personajes imperfectos y por eso hay momentos donde son unos patanes pero uno termina queriéndolos. 

-¿Esta serie tiene un humor realmente diferente a lo que estamos acostumbrados?

-Más que diferente para mí es arriesgado porque hay una línea muy fina en todas las cosas que están pasando en la realidad. Es diferente porque no hay ninguna serie que toque esos temas de esta manera. Si hablamos desde 1950 no hay nada nuevo bajo el sol,  pero ahora mismo, repito, no hay ninguna otra que toque los temas de actualidad así. 

-Su anterior intervención televisiva, 'Bajo sospecha', poco tenía que ver con esta. ¿Se siente igual de cómoda en cualquier formato?

-Sí. Estuve haciendo en verano la segunda temporada de una serie americana, 'Buena conducta', que también era un drama, y y una semana después de volver empecé con 'Cuerpo de élite'. Y me encanta trabajar con gente como Joaquín Reyes, Antonio Garrido, Ana Morgade, actores que me encantan, y hacer comedia porque cuando estás en un drama te metes en lugares de los que te apetece salir. 

-¿Le hacía ilusión volver a trabajar en España?

-Me hacía muchísima ilusión volver a trabajar en España. Si hace cuatro años hubiera tenido trabajo aquí, no me hubiera ido, porque me encanta trabajar en mi país, donde, pese a los medios que tenemos, contamos con mucho talento. Somos un país de criticones y no queremos aceptar que tenemos gente muy válida. 

-¿Hay mucha diferencia en la forma de trabajar allí y aquí?

-Hay mucho dinero allí, y por tanto más tiempo para todo. Todo tiene que ver con una tradición y un respeto a la cultura, porque aquí todavía no entendemos el legado cultural que puede dejar una película, una serie o una obra de teatro, que hace que un pueblo se sienta orgulloso de sus raíces. Aquí queremos imitar,  pero todo depende de la apuesta que se haga. 

-Parece que también estamos imitando lo de reivindicar el acoso sexual desde el caso Weinstein...

-Seguramente, pero creo que es un movimiento muy global. En España hay un movimiento feminista muy fuerte desde hace muchos años, aunque no sea tan visible, que también está diciendo basta. 

-¿Ha tenido usted algún caso de abuso sexual durante su carrera?

-Todas las mujeres hemos tenido algún momento donde nos han acosado y estado a punto de ser violadas. Todas las compañeras con las que he trabajado y amigas hemos tenido un caso de acoso. Que lo comentemos ya es algo personal y de la vida de cada una, pero no hay ninguna que yo conozca que no haya sufrido un acoso o algo más grave. 

-¿Qué piensa de que a algunas se las critique que lo denuncien ahora, cuando ha pasado mucho tiempo?

-Yo creo que la cuestión es ¿por qué ahora nos están escuchando? Desde hace 100 años las mujeres están denunciando, yo me acuerdo que desde pequeña lo hacían pero yo escuchaba 'querrá dinero'. La suerte es que ahora, por primera vez, los hombres decidan escuchar, porque en una conversación no sólo está el que habla, sino el que escucha. Se está estableciendo un diálogo de lo que no nos gusta, de lo que nos gusta, y creo que estamos empezando a poder hablar de lo que significa la igualdad, que es ser iguales, no más ni menos. 

-¿Se puede llegar a conseguir algún día esa igualdad absoluta?

-Ojalá llegue un momento en el que nos respetemos todos. Mañana, no. A las mujeres les cortaban la cabeza porque no engendraban hijos, y después se descubrió que en muchos casos era por culpa de los hombres. Ya nos no la cortan. La cuestión es que evolucionemos, dialoguemos y que no haya más víctimas de maltrato, vejaciones, que cobremos lo mismo por el mismo trabajo, que las mujeres no tengamos que demostrar que somos perfectas. Que los hombres vean que somos mujeres felices, que no estamos amargadas. 

-Mientras que llegue ese día, ¿tiene algún proyecto en cartera?

-Tengo otro proyecto, del que no puedo decir aún nada, y espero que salga también la tercera temporada de 'Buena conducta', la serie estadounidense para TNT, y si es así me iría cinco meses para allí.

Comentarios