martes 27/10/20

La importancia del vidrio plomado en el ámbito de la salud

La realización de determinadas tareas en muchos hospitales y centros de salud, relativamente habituales como las pruebas radiológicas, requieren de una serie de medidas preventivas y condiciones especialmente exigentes en cuanto a seguridad, encaminadas principalmente a proteger tanto al paciente como a los operarios que controlan las máquinas de Rayos-X
Rayos-X

Estas máquinas, por su tecnología y por la radiación puntual y controlada que emiten, precisan de unas instalaciones adecuadas, con una habitación especial, blindada y convenientemente protegida que aisle de forma segura a los especialistas que cada día trabajan con este tipo de máquinas, pero facilitando la visión sobre lo que ocurre en el interior de estas salas como por ejemplo las lunas de vidrio plomado, especialmente diseñado para proteger de las radiaciones a los especialistas sanitarios. 

Cómo funcionan las máquinas de Rayos-X

Estas máquinas son especialmente útiles para los profesionales sanitarios, ya que mediante radiaciones ionizantes controladas y enfocadas a una parte determinada del cuerpo del paciente, es posible generar imágenes en tonalidades de blanco y negro de los tejidos y órganos del interior del paciente. La emisión de radiación es mínima y de poco tiempo, suponiendo poco impacto radiológico en la persona que debe someterse a esta prueba.

Gracias a la utilización de estas máquinas es posible obtener una interesante información sobre posibles problemas del esqueleto y los órganos. Con la información que en ellas se encuentran, los especialistas son capaces de diagnosticar posibles problemas de los tejidos blandos, incluso de detectar cualquier atisbo de cáncer de pulmón, leve neumonía, edemas o incluso abscesos.

La seguridad como premisa al utilizar máquinas de Rayos-X

Por su naturaleza, las máquinas de Rayos-X deben contar con unas habitaciones, instalaciones y materiales específicos. Uno de los elementos más importantes para garantizar la seguridad en cada prueba, son los vidrios plomados, fabricados a partir de diversos componentes de plomo y bario que garantizan en todo momento el aislamiento y la mayor protección durante las pruebas, especialmente para aquellos profesionales sanitarios encargadas de controlar cada día el correcto funcionamiento y desarrollo de las sesiones radiológicas.  

Además de la seguridad que ofrece, la versatilidad de este tipo de vidrio es muy interesante, ya que es posible instalarse sin problemas en todo tipo de habitaciones encaminadas a desarrollar todo tipo de pruebas, ya sean para investigación científica en laboratorios, o para la realización de otras ensayos médicos y aplicaciones técnicas, donde la protección y el aislamiento son esenciales a la hora de desarrollar determinadas actividades. Incluso tiene aplicaciones muy poco conocidas a nivel popular, ya que son también utilizados para instalarse en algunos aeropuertos, e incluso para ensamblar gafas protectoras y así proteger la vista ante cualquier pequeña radiación.

El vidrio plomado además de ofrecer protección y aislamiento, por su composición y laminado en diversas capas, así como por la opción de instalarse en capas selladas, es capaz de soportar cualquier radiación por Rayos X entre los ochenta y los trescientos kilovatios. Esto convierte a este material en una de las primeras opciones para garantizar la máxima seguridad y garantizar en todo momento la salud de las personas que trabajan a diario con este tipo de máquinas.

Comentarios